Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol / Liga de Campeones (Una final de Champions con acento grancanario)

El pequeño Bernabéu de Helios en Santa Brígida: 256 artículos del Real Madrid y la réplica del banquillo

El presidente de la Peña Los Vegueros tiene un museo del club merengue en su sótano con las trece Orejonas | El sábado presenciará en la final de París contra el Liverpool | Ya estuvo en las finales de Milán y Cardiff

Helios Rivero ha montado un pequeño museo del Real Madrid en su casa de Santa Brígida

Helios Rivero ha montado un pequeño museo del Real Madrid en su casa de Santa Brígida Paco Cabrera

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Helios Rivero ha montado un pequeño museo del Real Madrid en su casa de Santa Brígida Paco Cabrera

A cuatro días de la final de la Champions entre el Madrid y el Liverpool en el Estadio de Francia, un profesor de Primaria de Santa Brígida abre su guarida mágica. Peñista, abonado y simpatizante blanco, los 120 años del club vibran en las paredes del habitáculo. Gritó en Milán y Cardiff. Ahora vuelve al avión. 

El olimpo blanco de Santa Brígida. ‘¡Illa, illa, Juanito Maravilla!’. El sótano de las remontadas imposibles y de Karim Benzema. Cuando la pasión por el Real Madrid CF se convierte en acontecimiento. Helios Rivero Ramos (Las Palmas de Gran Canaria, 1982) es profesor de Primaria y secretario en el Colegio Europa Néstor Álamo del barrio de Jinámar y prepara la maleta para volar a París. Presidente de la Peña Madridista Los Vegueros de San Mateo, es uno de los cuatro privilegiados de la Isla que cuenta con entrada para presenciar en Saint-Denis la final de la Liga de Campeones entre el club merengue y Liverpool (sábado, 20.00 horas, Movistar).

Dos entradas por peña. La de Gáldar es la otra afortunada. Helios, socio y simpatizante, tiene un museo de 265 artículos, que incluye una réplica del banquillo del Bernabéu con siete asientos. Lo sillones están confeccionados a medida, centímetro a centímetro, e importados desde Alemania. 

Helios con su réplica de la Copa de Europa, sentado en el banquillo que tiene en su museo de Santa Brígida. JOSÉ CARLOS GUERRA

En catorce metros cuadrados logró levantar su coliseo. De La Castellana al corazón de Gran Canaria. Ha estado en las finales de Milán (2016) y Cardiff (2017). En Kiev (2018), precisamente ante el Liverpool, tenía entrada pero se quedó sin viajar por un problema con la embajada ucraniana. 

 Finalmente la vio en el Bernabéu. Localidades enmarcadas, camisetas serigrafiadas de la Décima, Undécima y Decimotercera reclaman la curiosidad del visitante. El producto estrella es una Orejona, de 70 centímetros -la medida real-, y que gira sobre un soporte blanco al son de Modric. «Un amigo me la compra a tamaño natural desde Indonesia. Se trata de una edición limitada. Si conquistamos la 14ª en París, llegará a mi museo una nueva. La que tengo ahora la sortearé entre los peñistas de Los Vegueros. Es mi contribución a esa gran familia que nos reunimos en La Mallow para ver los partidos del Madrid en pantalla gigante». En el dorso, figuran los campeones como en la original. «Ésta pesa algo menos». 

La entrada enmarcada de la final de Cardiff, así como la camisa de aquel partido y de un balón de 2012 firmado por los jugadores blancos. JOSÉ CARLOS GUERRA

Bufandas, el once enmarcado de las trece conquistas, desde París (1956) a Kiev (2018), revistas, un trozo del césped del Bernabéu, medallas de la Supercopa, Champions y Mundialito, un perchero y la bandera que portó en Lisboa y Milán. Tiene una muestra de césped artificial que hace de alfombra, así como las camisas firmadas y enmarcadas de Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos y Zidane. 

«Siempre me acomodo en mi asiento favorito del banquillo, llámelo superstición. Pongo la tele y a sufrir. Este sótano es mi refugio. El Madrid es mi pasión y aún me quedan cientos de artículos por colocar. Esto se queda pequeño». 

Helios, en el interior de su museo, en Santa Brígida. JOSÉ CARLOS GUERRA

Junto a la Orejona giratoria, que se ilumina por las noches, dispone de doce mini-copas. Tiene lista la Décimocuarta. «En este cajón, está preparada. No la he puesto por superstición. El sábado volveremos a tocar el cielo», destaca el profesor de Primaria. Lleva siete años en Santa Brígida y cerró el viaje a París de forma urgente. Lo hizo sin tener entrada. 

Se hospeda en un hostal a media hora de París. Le han ofrecido 3.000 euros por su entrada. «Ni por 60.000 la vendería. Es mi cuarta final [cuenta la de Kiev] y soy un privilegiado. El Madrid tiene 120 años y su grandeza te engancha». Sueña con ser socio con derecho a tener asiento en el templo de La Castellana.

Hay réplicas de las Copas de la UEFA, Supercopas de Europa, Mundial de Clubes o Intercontinentales, Ligas, Supercopas, Copas del Rey, Trofeos Santiago Bernabéu y de las Copas Latinas o Pequeñas Copas del Mundo. En relación al ‘caso Mbappé’, mira al futuro sin rencor. «Si no ha venido es que no está listo para la historia de este club. Van 120 años y los que quedan, hemos ganado mucho sin Mbappé. No es el fin del mundo».

15

El Museo del Real Madrid de Helios José Carlos Guerra

En el palco con Florentino 

Tiene un álbum de fotos en el palco del Bernabéu que lo etiqueta como «la gran joya de la corona». «Gracias a una invitación del sobrino de Florentino Pérez, pude acceder a la zona privada del presidente. Lo pude conocer, así como bajar al césped y echarme unas carreras en el campo que tanto amo. Eso para mí fue magia, uno de los días felices». 

El profesor del corazón blanco advierte de las estafas en internet. «Venden entradas falsas, reina el timo». Elude poner precio a su museo que va camino de las trescientas piezas. «Igual que el Bernabéu estuvo en obras, dentro de poco tendré que ampliar el mío. Este amor es infinito». 

El coleccionista acepta visitas de culés. «Esto es un paraje de paz. Un homenaje a la historia del mejor club del mundo. Pero si usted es del Barça, hay gel hidroalcohólico para manos para que no contagie el santuario», realza con humor. Santa Brígida y la Orejona voladora. Suena el himno de la Champions. Helios se pone la camiseta del Madrid de Kiev, porta su bandera de la suerte y se sienta en su banquillo. «Carletto, estoy listo». Recuerdos, banderines, lágrimas y una vida de blanco.

Compartir el artículo

stats