Automovilismo

Pedro Peñate progresa adecuadamente en el 'otro' Dakar

En una jornada marcada por el accidente de Carlos Sainz, el piloto valsequillero consigue escalar hasta la 27ª posición de la general de T4 SSV de serie modificados

El piloto grancanario Pedro Peñate, en la séptima etapa del Dakar

H. U. D.

Santiago Icígar

Santiago Icígar

La sexta etapa del Dakar se cerraba ayer con la noticia del grave accidente de Carlos Sainz que le dejaba sin opciones a la victoria final, pero con la buena noticia en ese otro Dakar que protagoniza el grancanario Pedro Peñate que conseguía completar los 917 kilómetros del recorrido entre Ha'il y Riyadh con un tiempo de cinco horas, 48 minutos y cuatro segundos que les colocó en la 34ª plaza de la etapa, finalizando la jornada en una meritoria 27ª posición en la general de su categoría (T4 SSV de serie modificados).

No hay etapas tranquilas en este Dakar. El propio Pedro Peñate reconocía que tuvieron "algunos problemas con las temperaturas de las correas por la arena, pero conseguimos completar la sexta etapa sin grandes incidentes".

Por segunda jornada consecutiva el piloto valsequillero se quejaba del "frío". "El recorrido fue muy largo, muy cansino y al final lo que más nos termina de quemar a los pilotos son los enlaces demasiado largos como el de ayer", apuntaba al término de la etapa de ayer.

"Al salir a las 5.30 horas lo pasamos muy mal para cruzar de noche las dunas, porque no se ve absolutamente nada y tienes que atravesar dunas de nivel dos y tres", resaltaba Pedro Peñate, que sin embargo se mostraba contento porque seguimos en carrera y no hemos tenido que coger ningún joker -los pilotos cuentan con dos comodines para continuar en carrera si no logran terminar una determinada etapa, siempre que el estado del vehículo les permita seguir en carrera-".

El piloto valsequillero tenía motivos para la queja, ya que como él mismo relataba: "La séptima etapa la organización ha decidido cambiar por sorpresa y convertirla en una etapa maratón a última hora. Esta decisión nos obligará a estar dos días fuera del campamento, además de ser una etapa dura, en la que no cuentas con un servicio de mantenimiento para poder reparar el vehículo". "Tendremos que ir con mucho cuidado, para poder completar la etapa", concluía Peñate antes de emprender la marcha en una maratoniana jornada con más de 917 kilómetros por delante entre Riyadh y Al Duwadimi, en la que no tendrán la posibilidad de descansar en el vivac.