Marco y Luca, ‘doctores’ en GP

El líder del Mundial y el hermano de Valentino Rossi, que es ahora sexto del campeonato, ven muy lejos alcanzar los éxitos de la gran estrella italiana, retirado en 2021

El telemetrista canario Samuel Brito, junto a los pilotos profesionales Marco Bezzecchi y Luca Marini (derecha de la imagen), ayer, en el acto celebrado en Las Palmas de Gran Canaria. | | LP/DLP

El telemetrista canario Samuel Brito, junto a los pilotos profesionales Marco Bezzecchi y Luca Marini (derecha de la imagen), ayer, en el acto celebrado en Las Palmas de Gran Canaria. | | LP/DLP / Javier Bolaños

Javier Bolaños

Javier Bolaños

Jerez acoge este fin de semana la cuarta prueba del mundial de motociclismo. Y dos de sus nuevos valores hicieron una ruta alternativa para viajar a Gran Canaria, realizar un acto promocional y hablar de su experiencia profesional. Y junto a ellos estaba Samuel Brito, el único canario en el gran ‘circo’ de las motos como experto en telemetría, y en Moto 2, después de haber compartido garaje con Marco Bezzecchi en las dos categorías iniciales.

Luca y Marco están integrados en el equipo el Mooney VR46 de MotoGP de Valentino Rossi, después de pasar por su Academia y corren con Ducati. Pero ambos tienen la mirada puesta en formar parte de un equipo oficial de fábrica. De momento, valoran que la marca italiana tenga muchas motos en la pista, porque pueden compartir datos para mejorar en cada vuelta.

Precisamente, sobre la teoría defendida por el vigente campeón del mundo, Francesco Bagnaia (piloto oficial de Ducati Lenovo) para justificar su última caída cuando iba liderando con relativa distancia la prueba en Estados Unidos en la que hablaba de que manejaba una máquina demasiado perfecta, los jóvenes pilotos creen que la moto todavía puede y debe mejorar. Sobre todo, porque en cada prueba hay una veintena de rivales que están en un segundo, y cualquier mejora puede marcar las distancias.

Ambos reconocen que no pueden sentirse ‘doctores’ todavía, ya que están muy lejos de una de las grandes estrella de la historia del motociclismo mundial, retirado hace año y medio. «No se puede alcanzar y ahora es difícil», aclaran estos «aprendices» emergentes.

La velocidad circula por sus venas a gran velocidad desde pequeños. Luca rememora que, al margen de la historia de éxito de su hermano, en su caso desde niño le gustó la velocidad, y que a los cuatro años tuvo su primera minimoto. Pero, pese a que le encantaba y era su divertimento, «nunca pensé que fuera mi vida». Sería con 14 años cuando ya pensó en dedicarse de lleno a las carreras.

Su compañero recuerda que su padre era mecánico, por lo que ya con seis años le pidió su primer minimoto.

Los dos pilotos profesionales mostraron mucha dosis de humildad, y dieron muestras de su juventud. Marini aparenta ante los medios de comunicación y los aficionados que pudieron asistir al acto celebrado en Motard Class ser más extrovertido, aunque sin llegar al nivel de su hermano. Y se defiende muy bien en español, un idioma que usó en todo momento.

Bezzecchi, por su parte, es más retraído y tímido, dejaba siempre a su compañero que se adelantara en las respuestas, dando en muchas ocasiones su aprobación a lo que decía su compañero de equipo. Sus manifestaciones eran más breves, y empleó el italiano, sirviéndole de traductor el canario Samuel. Incluso, ante algún tema ‘espinoso’ como las polémicas sanciones por causar accidente de este año a pilotos como Marc Márquez, deja un templado «lo que digan» (los jueces).

Marco es el actual líder, después de haber sido en la temporada pasada el mejor joven. Y, pese a su liderato actual, su objetivo inicial ha sido ganar una carrera. Esto ya lo logró, por lo solo se plantea alcanzar la segunda victoria.

Los dos pilotos de Rossi dan su aprobación a las carreras al esprint que se han ido incorporando este año los sábados, al margen de la prueba larga del fin de semana, como una búsqueda de nuevos atractivos para el Mundial. «En las tres carreras me he divertido, y es muy bueno para los seguidores», reconoce Luca.

Cuando se les pregunta cuál es su curva ideal del campeonato, ambos hablan de la ‘Arrabbiata 1’ de Mugello (Italia), aunque el líder actual añade la doce del circuito de Assen, en Holanda, que es «muy veloz y muy divertida, con un peralte positivo». De ahí que no sea de extrañar que la gran pasión del piloto es la alta velocidad.

En cuanto a la preparación, Luca opta por el gimnasio y correr, y descarta el ciclismo, como es habitual entre los pilotos españoles. Entre otras razones, porque requiere mucho tiempo. Marco también habla de ver vídeos, previos a cada carrera, para analizar el circuito y a sus rivales en años anteriores.

En forma de broma, Bezzecchi señala que debe ser porque los pilotos españoles viven en Andorra y los italianos en la costa.

Ambos han tenido malos momentos en sus carrera. Y Luca recuerda especialmente dos: cuando estaba luchando por el título en Moto 2 y sufrió una caída en Francia cuando se sentía bien en la moto, y a partir de ahí fue a peor. Y luego con una rotura de la clavícula que le fastidió mucho tiempo, hasta que se operó.

Por último, aunque para los canarios es muy difícil llegar al mundo del profesionalismo por la falta de circuitos, pruebas y la distancia física que nos separa de la alta competición, el consejo de los pilotos mundialistas es que lo importante es disfrutar sobre la moto y hacerlo con intensidad «para construirse como piloto», según Luca.

Suscríbete para seguir leyendo