Los Angeles Lakers siguen acercándose a su mejor versión y lograron su tercera victoria consecutiva al superar en casa a New Orleans Hornets (101-97), un encuentro con el habitual guión ganador de los californianos, guiados por Kobe Bryant y apuntalados por un Pau Gasol que volvió a sus guarismos habituales.

Bryant declinó la balanza en un partido muy igualado y, con sus 25 puntos, se convirtió en el noveno máximo anotador en la historia superando a un mito como Oscar Robertson. El '24' de los Lakers suma un total de 26.720 puntos en su carrera y ya piensa en alcanzar los registros de Hakeem Olajuwon (26.946) y Elvin Hayes (27.313).

Mostrando que cada vez están más recuperados de su mala racha, los angelinos superaron un complicado escollo frente a New Orleans Hornets, un posible rival en los 'play-offs' de la Conferencia Oeste. Bryant jugó bien secundado por Gasol, que elevó su juego hasta sumar 21 puntos, 13 rebotes, siete asistencias y dos robos.

Antes del partido, DJ Mbenga, que ahora juega con los Hornets, recibió su anillo de campeón con Los Ángeles, pero con el pitido inicial se acabaron los homenajes y empezó un choque muy igualado. De la mano de David West (23 puntos y 12 rebotes) y de otro 'ex laker' como Trevor Ariza (17 puntos), New Orleans no se dejó amedrentar.

El equilibrio se mantuvo hasta la mitad del tercer cuarto (62-61), cuando el equipo californiano encadenó un parcial de 15-4 que le proporcionó nueve puntos de ventaja antes del periodo final. Bynum y Odom, con 17 puntos cada uno, se sumaron a la labor ofensiva de Bryant y Gasol.

Los Lakers administraron su ventaja en los últimos diez minutos y ya no dejaron escapar su vigésimo sexta victoria de la temporada, por once derrotas. El vigente campeón, segundo en el Oeste empatado con Dallas Mavericks, recibirá a New York Knicks en la madrugada del domingo al lunes (hora española).