El entrenador del FC Barcelona, Pep Guardiola, ha abandonado este mediodía el centro médico Dexeus donde ha pasado las últimas cinco noches para tratarse de una hernia discal, ha informado a EFE el club azulgrana.

Con el alta médica, el entrenador retomará el pulso a la actividad de su equipo, que se iniciará esta tarde a las 17:15 horas con la conferencia de prensa que ofrecerá en el Camp Nou, previa al partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Arsenal, que se jugará mañana a las 20:45 hora peninsular.

El preparador barcelonista, que dirigirá posteriormente la sesión preparatoria en el Camp Nou a las 18:00 horas, ingresó en el centro médico Dexeus la madrugada del miércoles al jueves, después del regreso de la expedición azulgrana de Valencia.

Guardiola llevaba semanas aquejado de un dolor en la espalda que se le achacó a una lumbalgia aguda, aunque tras las pruebas que se le realizaron días después se descubrió que el problema era una hernia discal.

A pesar de esta dolencia, el técnico recibió el permiso de los médicos para estar con sus jugadores en el banquillo del Camp Nou el pasado sábado, aunque tras el encuentro contra el Zaragoza regresó al centro hospitalario.

Se espera que Guardiola vuelva al trabajo con relativa normalidad por la tarde, primero en la conferencia de prensa (17:15 horas), en la que compartirá mesa con su jugador Sergio Busquets, y a las 18:00 en la sesión preparatoria.

Durante las siguientes horas, Guardiola deberá trazar un plan sólido para apostar por dos jugadores que le den solvencia en el eje de la defensa, después de que este mediodía se ha conocido que Carles Puyol ha recaído de su dolencia en la rodilla derecha, baja que se suma a la ya sabida de Gerard Piqué por sanción contra el Arsenal.

En el partido contra el Zaragoza del sábado, el Barça apostó por dos dibujos en defensa, con tres y cuatro integrantes. En todos ellos, el argentino Gabi Milito estuvo en el eje, posiblemente adquiriendo confianza porque ya se temía por la rodilla de Puyol, quien debía de haber recibido el alta el viernes pero que al final por problemas de la recaída se quedó fuera de la lista.

Ante este panorama, todo apunta a que si el Barça apuesta por una línea de cuatro defensas, el francés Eric Abidal y Milito sean los escogidos para cerrar la retaguardia por el centro, un dúo inédito en el Barcelona y que deberá ofrecer el máximo de garantías, ya que el pase del conjunto catalán a cuartos depende de un gol como mínimo a favor, pero manteniendo la meta a cero (en la ida el marcador fue de 2-1).

Bajo los palos, después de entrar en el once titular contra el Zaragoza, Víctor Valdés volverá a defender la meta de su equipo en el partido internacional, después de algunas críticas que se vertieron contra él por uno de los dos goles encajados en el partido de ida en Londres.

Mientras la encrucijada para los barcelonistas se centra en su defensa, el Arsenal también sufre la suya por la gran cantidad de bajas que a dos días del partido sufre el equipo londinense, aunque en el conjunto azulgrana pocos se fían de las ausencias que desde Londres se proclaman: Cesc, Song, Walcot, Van Persie y Wilshere.