El Pabellón Fernando Martín, guarida del Baloncesto Fuenlabrada, no es una cancha que históricamente se le dé bien al Gran Canaria 2014. Allí, donde el equipo claretiano no gana desde 2008, ha encajado ocho derrotas, alguna incluso desoladora después de no llegar ni siquiera a los 45 puntos anotados: 58-43, el 11 de octubre de 2006.

En un escenario adverso, ante un rival que busca equilibrar su balance entre victorias y derrotas (3-4), el Granca medirá su reacción después de ganar dos partidos, ante Bilbao Basket (77-71) y Lokomotiv Kuban (84-76). Hipotecado por un desastroso arranque de curso en la Liga Endesa, al conjunto entrenado por Pedro Martínez, en Fuenlabrada, le toca saborear su primer triunfo como visitante para asomar la cabeza y tomar oxígeno.

Siete jornadas de competición en la ACB han servido para calibrar el potencial del Gran Canaria 2014, con muchas dificultades para ganar si no supera los 70 puntos anotados y si se mueve en porcentajes de tiro inferiores al 50% en canastas de dos puntos y al 40% en triples.

Sin Alando Tucker

En el Pabellón Fernando Martín, Pedro Martínez aún no podrá utilizar a Alando Tucker, el alero elegido por Himar Ojeda para cubrir la espantada de Rasual Butler y que ayer, en Madrid, se incorporó a la expedición del equipo amarillo. Ante el Baloncesto Fuenlabrada jugará su último partido con el Granca, este curso, Román Martínez. El alero de Texas, tras mejorar sus registros anotadores en los últimos partidos, regresará al UB La Palma (Adecco Oro).

A las órdenes de Porfi Fisac, el conjunto madrileño plantea batalla en cada encuentro con Gustavo Ayón, Leo Mainoldi y Kirk Penney, escolta neozelandés que se reencuentra con el Gran Canaria 2014 -donde militó entre 2003 y 2004- ocho campañas después, como pilares. A la cita llega tras derrotar al Blusens Obradoiro en Santiago y después de ganar un solo encuentro como local, ante el Estudiantes.