Jonathan Viera se perderá el partido del próximo sábado en Cartagonova por acumulación de amonestaciones. Si bien el pasado viernes el mediapunta vio la tarjeta por cortar el avance de un jugador del Villarreal B de manera algo brusca, no siempre ocurre por este extremo. Dos de las cinco amarillas han sido por protestar una decisión al colegiado del encuentro.

Ante Xerez y Elche, el futbolista de la Unión Deportiva reclamó con insistencia acciones en el juego y el árbitro de la contienda no fue clemente con el jugador, que en todos los partidos sale del césped con magulladuras debido a su juego habilidoso.

Viera, desesperado por la dureza de los defensas de Segunda, vuelca su indignación con el cuarteto arbitral, que se muestra especialmente sensible ante las reclamaciones subidas de tono del futbolista de la Unión Deportiva. No es normal que el atacante sea el segundo jugador más tarjeteado, por detrás de Pignol, que ha visto la cartulina en seis ocasiones.

'Fair play'

Hay un dato que preocupa, los amarillos sin ser un equipo demasiado agresivo en el terreno de juego se encuentran a la cola en la clasificación de la deportividad que anuncia todas las semanas la Federación Española de Fútbol (RFEF). Las Palmas se halla en el puesto 18 del fair play en una tabla comandada por el Nàstic de Tarragona. Esto llevado a la práctica significa que ven un gran número de tarjetas amarillas, muchas de ellas debido a las protestas.

A pesar de las indicaciones reiteradas del cuerpo técnico para evitar este tipo de situaciones, la tensión del momento dispara las protestas de los jugadores amarillos que se rebelan ante las presuntas injusticias arbitrales.

En el apartado de tarjetas inútiles también se encuentran la celebración de los goles con demasiada efusividad. Javi Guerrero se sacó la camiseta al anotar su gol el pasado viernes ante el Villarreal B y vio tarjeta. No es el único caso, la alegría del momento pasa factura al paso de las jornadas ligueras.