El portero internacional del FC Barcelona, Víctor Valdés, llegó ayer a Fuerteventura para disfrutar con su familia durante estos días navideños. El guardameta es un asiduo visitante de la isla majorera, donde suele trasladarse para practicar deportes náuticos.

Valdés arribó a la isla en un vuelo procedente de Madrid acompañado de varios miembros de su familia. Tras atender con una exquisita amabilidad a cuantos aficionados se le acercaban para pedirle un autógrafo o bien fotografiarse, recogió en el aparcamiento del aeropuerto el vehículo de alquiler, un todoterreno de color gris, y puso rumbo hacia la zona turística, donde descansará durante unos días.

El portero azulgrana aprovechará estos días de descanso en la isla majorera para practicar uno de sus deportes favoritos, el windsurf. La afición a este deporte le ha reportado hacerse en Fuerteventura con un grupo de amigos, también aficionados a los deportes náuticos, que conoció en la zona de Sotavento durante sus estancias en tierra majorera. En más de una ocasión se ha deshecho en elogios a la calidad de las playas de la Isla para la práctica de este deporte.

Valdés permanecerá en Fuerteventura hasta la próxima semana, pues deberá incorporarse a los entrenamientos a las órdenes de Guardiola el día 29.