El corredor alemán Andre Greipel, del Lotto-Belisol, ha confesado que era "capaz de ganar" y que sólo hacía falta "probar", después de adjudicarse al sprint la cuarta etapa del Tour de Francia, al terminar por delante del italiano Alessandro Petacchi (Lampre) y del holandés Tom Veelers (Argos-Shimano).

"Nunca es fácil ganar una etapa en el Tour de Francia. Y hoy tampoco lo ha sido. El final ha ido muy rápido y también ha estado lleno de tensión, pero he podido rematar la faena perfectamente", señaló Greipel.

También ha tenido palabras para Mark Cavendish, ganador del prólogo y de la tercera etapa, tras verse envuelto en una caída. "Hoy he ganado porque las caídas también forman parte de este deporte. Espero que no le haya afectado demasiado y que podamos tener ocasión de medirnos en otras ocasiones durante el Tour", añadió.