"Es un cambio radical, brusco, se nota en la intensidad". Así define Borja Vera, lateral izquierdo de la Unión Deportiva, su nuevo estatus como futbolista. En cuestión de unos meses ha pasado de Tercera División, donde ha actuado con el Pájara Playas de Jandía y Las Palmas Atlético, a la Liga de Fútbol Profesional, en Segunda División. Aún no se ha desempeñado en un partido oficial ni tampoco ha sido convocado por Sergio Lobera, pero no pierde la serenidad.

"Quizá me falta un poco de contundencia en defensa y algo de agresividad", precisa sobre sus carencias el lateral majorero, al tiempo que cree que el técnico aragonés "está esperando a que esté más preparado en estas áreas" para darle la oportunidad de debutar con el primer equipo. "Los compañeros que están en mi puesto también lo están haciendo muy bien, somos tres para un puesto", apostilla.

Borja se muestra consciente de la exigencia en los entrenamientos y más aún en los encuentros. "Creo que el míster confía en mí, por eso me eligió en pretemporada", sostiene el futbolista, quien admite que la situación se le hace "extraña" porque siempre ha estado acostumbrado a actuar cada fin de semana. "Hace tiempo que no juego un partido de fútbol completo, no lo hago desde pretemporada", subraya el majorero, quien dice que "no va a rendirse a las primeras de cambio".

"Quiero jugar y triunfar en la Unión Deportiva", insiste el futbolista, quien pretende hablar con el entrenador en los próximos días para tener una ruta de sus posibilidades mientras está entre bastidores.