El objetivo es la portería rival y el gol el fin último de todo ejercicio. Tras la mejoría mostrada en el apartado defensivo en las dos últimas jornadas, el entrenador de la UD Las Palmas, Sergio Lobera, pretende ahora dotar a su equipo de una mayor efectividad en ataque. Los empates ante Villarreal y Barcelona B, aunque terapéuticos se antojan insuficientes ante el déficit de puntos. Ahora solo vale ganar. Por eso Sergio Lobera quiere un equipo con más remate y con un mayor acierto de cara al gol. Se trata de rentabilizar las oportunidades para sumar de tres en tres. De esta manera, en la semana de preparación del duelo ante el Almería (sábado, 17.30 horas), el técnico aragonés del conjunto amarillo planteó ayer un entrenamiento con la portería como diana y el gol convertido en una sana obsesión.

En primero lugar, el entrenador, junto a su preparador físico, Manuel Sayabera, dispuso un ejercicio cuya finalidad residía en el remate desde fuera del área. El jugador de amarillo, después de un pase, se enfrentaba en un uno contra uno constante frente al portero. Sin embargo, el responsable táctico de la UD no buscaba con esto ni el regate ni el manejo del cuero; solo la definición. Y es que este apartado técnico impidió a los grancanarios regresar de su visita al Mini Estadi con los tres puntos en su equipaje. Además, un mayor acierto habría impedido el empate del Villarreal una semana antes. En consecuencia, Lobera acompañaba cada remate de los jugadores sobre el césped de Barranco Seco con una frase de intensidad y una lección para el camino. "Hay que marcar, no podemos fallar", repitió una y otra vez.

A este ejercicio le siguió otro parecido pero con una variante en el que el delantero, esta vez, debía enfrentarse a dos defensas antes de encontrarse con el arquero. Éste debía trabajarse su oportunidad en busca de un mínimo hueco, un resquicio desde el que armar la pierna y golpear el cuero para marcar. Enfrente, Mariano Barbosa y Alejandro, los dos porteros de la UD -con Raúl Lizoaín en el proceso de recuperación de su intervención en el menisco de su rodilla izquierda- sufrieron un auténtico bombardeo. Los técnicos de la UD son conscientes de que su rival del próximo sábado cuenta en su repliegue y en tareas defensivas su verdaderos talón de Aquiles. El equipo entrenado por Javi Gracia, cuarto en la clasificación, no podrá disponer del central Pellerano, y aunque recupera al lateral Rafita, ha visto como sus escasas derrotas llegaban a través de la endeblez de su defensa. Lobera no quiere desaprovechar sus armas y busca sacar el máximo provecho a los despistes del rival.

Tras esto, el programa de trabajo de la plantilla amarilla continuó con un partidillo con nueve jugadores, sin delanteros, pero con la obsesión constante del gol siempre presente. Por eso, cuando Vitolo en una jugada ordinaria, caracoleó frente al área y, tras tener a Barbosa en la mirilla de su bota derecha, optó por un pase atrás. Lobera, entonces, detuvo el entrenamiento para, sin aspavientos ni gestos forzados, aleccionar al jugador con el volumen justo en su voz y el tono suficiente para que el mensaje llegara al resto de compañeros. El entrenador le pidió al jugador que no dudará y que busque el gol. Hay que aprovechar la más mínima ocasión para probar al portero del equipo rival; esta es la consigna.

El partidillo dejó además una segunda lectura y es que David González, que reapareció el miércoles en los entrenamientos tras superar una contusión en su tobillo que le impidió jugar el pasado sábado frente al filial del Barcelona, se encuentra al nivel de sus compañeros y por lo tanto apunta a titular junto a Javi Castellano.

El mediocentro

Sergio Lobera ha encontrado en este principio de liga un auténtico quebradero de cabeza en la conformación del centro del campo. Deivid, Javi Castellano, Vicente Gómez, David González, Sergio Suárez y el canterano Hernán han contado con minutos en la función del doble pivote. En las últimas fechas Vicente Gómez había gozado de mayor continuidad en el cargo pero su ausencia por sanción -recibió dos tarjetas amarillas en el Mini Estadi- obliga al entrenador de la UD a realizar un nuevo cambio, el único que se prevé en el equipo titular respecto al que ha actuado en los dos últimos encuentros. Ayer, en un ejercicio si trascendencia ni con validez para determinar el once titular, el técnico de la UD alineó a Javi Castellano junto a David González en varias fases de los distintos partidillo por lo que parece que esta pareja, la habitual de la pasada temporada, gana enteros para disputar de partida los puntos del Estadio de Gran Canaria frente a la UD Almería. Todo dependerá del estado físico del centrocampista de la Feria.

Con estos últimos ejercicios, a modo de partidillos, la plantilla amarilla practicó la salida del balón desde la defensa así como la presión de la misma. Lobera puso especial énfasis en la recuperación inmediata tras una pérdida.