El tenis sénior goza de buena salud a pesar de los achaques propios de la edad, en algunos casos, y algún que otro retoquito de neopreno. Miles de jugadores con muchos años en la mochila acuden con ilusión y entusiasmo cada día a clubes locales en sus respectivos países. Cada uno de ellos juega con sus propias limitaciones físicas para mantener vivo el deporte que patentó Clopton Wingfield en 1873.

Sin embargo, buena parte de esa intensa actividad deportiva trasciende más allá de las habituales confrontaciones entre amigos para tomar parte activa en los cientos de torneos que organiza la Federación Internacional a lo largo y ancho de la geografía mundial. Sólo este mes se disputan 30 torneos ITF Seniors en 20 países diferentes.

El culmen de dicha actividad se desarrolla en el selectivo circuito que acoge a los extop-ten de la ATP que lidera en estos momentos el mallorquín Carlos Moyá. En el ranking South African Airways también figuran destacadas estrellas como Philippoussis, Ivanisevic, McEnroe, Stefan Edberg, Ivan Lendl y otras muchas leyendas del tenis mundial. El tirón mediático de algunos de estos astros de la raqueta logra que jugadores como McEnroe puedan cobrar hasta 100.000 euros por un partido de exhibición.

El ITF Sénior llega a la Isla

La competición sénior internacional llega por primera vez a la Isla a través del I ITF Isla de Gran Canaria, que comienza hoy sobre la tierra batida de El Cortijo, con la presencia de 70 jugadores comprendidos entre los 35 -los más numerosos- y los 75 años de un alemán residente en la zona Sur.

La iniciativa parte de Noelia Pérez, bicampeona del mundo sénior después de ganar la categoría +35 años en Turquía y San Diego, en 2007 y 2012. La grancanaria, responsable de la empresa organizadora, Volavi Canarias, cuenta con el apoyo del Cabildo de Gran Canaria y la compañía de seguros Mutua Tinerfeña, además de la colaboración de otras firmas comerciales.

La idea de meter a Gran Canaria en el circuito ITF comienza a tomar forma a principios de año cuando Noelia acude al Club Polo de Barcelona para participar en uno de los eventos deportivos que organiza el club catalán al que está vinculada. "Allí celebran torneos de veteranos hasta con 400 participantes y una de las organizadoras, Encarnita Gómez, me animó a tomar la iniciativa para establecer un evento de ese tipo en la Isla. La verdad es que me quedé rápidamente con la idea y comencé a trabajar en el objetivo, porque estoy convencida de que la presencia de los veteranos en los clubes es muy importante para nuestro tenis. Siempre se ha dicho que es más fácil que los padres acerquen a sus hijos al mundo del tenis que lo contrario".

Por otro lado, Pérez Peñate es consciente de las dificultades que entraña mover algo en este tiempo de crisis, pero se muestra optimista y muy agradecida con el apoyo del Cabildo y Mutua Tinerfeña para poder consolidar esta prueba en futuras ediciones. Como primera medida ha optado por abonar el IPIN (licencia ITF) a los jugadores locales con cargo a la organización para que puedan competir.

La promotora del evento anuncia también que la organización se adaptará a la disponibilidad horaria de los participantes en el evento, que está supervisado por el juez árbitro Jesús Suárez, chapa blanca de la ITF. Por otro lado, la prueba que comienza hoy en El Cortijo concluye el próximo sábado con el acto de entrega de trofeos en el transcurso de la paella que se ofrece a los participantes en las propias dependencias del club anfitrión.

"Esperamos que todo salga bien, que los jugadores se encuentren cómodos y que aunemos esfuerzos para que el ITF Isla de Gran Canaria ocupe un puesto importante en el calendario internacional. Más aún porque ocupamos unas fechas y una situación geográfica clave porque el periplo del circuito desplaza toda su actividad a tierras sudamericanas", señala Pérez.