El estancamiento en el inicio de las diferentes competiciones en el baloncesto base grancanario debido a las deudas que mantienen varios clubes con la Federación de Gran Canaria y los impagos que mantienen la propia Fibgc y varios clubes con el colectivo arbitral, lleva a los clubes de la Isla al peligro de no poder frenar los posibles abandonos de jugadores-as, en busca de otras disciplinas deportivas por el retraso de sus competiciones.

Son cerca de cuatro semanas sin competición, cuando llevan cerca de tres meses de pretemporada en algunos clubes de formación, con el único objetivo de jugar partidos oficiales y no amistosos. En definitiva, competir. Y es por lo que no dejan de preguntar a sus monitores-entrenadores: "¿Sabes cuándo se empieza a jugar?".

Y parece que la luz al final del túnel, por fin, se va dejando ver. Todo indica, y sin hoja de jornada, que hoy arranca, en las instalaciones de La Paterna, la liga de pre-benjamín y benjamín. Una liga que aglutina a cerca de 300 niños-as entre las dos categorías y que pitarán árbitros no pertenecientes al colegio de árbitros de Las Palmas.

Esta situación la está viviendo uno de los clubes con un buen número de fichas de base como es el CB Arenas, que con partidos amistoso mitiga la ausencias de encuentros oficiales. Su director técnico, Jordi López, valora toda esta situación como que "este retraso del inicio de las competiciones va a tener consecuencias cara a la temporada que viene, con el menor número licencias en los clubes y en la federación". Y añadía que "todo esto va a terminar por aburrir a los niños, que se terminarán marchando por no competir. Porque ellos, lo que quieren es competir, jugar partidos y no sólo entrenar", sentenciaba.

La pretemporada la iniciaron a mitad de agosto y a mitad de noviembre no han comenzado las competiciones. "Estamos teniendo problemas para retener a los niños, ya que se están decantando por el fútbol sala, precisamente porque la competición de fútbol sala ya ha empezado", señala López, quien tiene claro que si esto se extiende a más tiempo sin comenzar el resto de competiciones, "el empezar tarde va a suponer, el jugar menos partidos y que, a la larga, baje la ilusión de los niños por jugar a este deporte". Para añadir, que: "pasará que buscarán otras actividades para divertirse y esto ahora mismo no lo han podido vivir con los partidos. Y eso va a suponer que los niños terminen por dejar el basket".

Una gran mayoría de los clubes grancanarios quiere que este mal sueño se acabe cuanto antes y que las competiciones se inicien. En la reunión celebrada la pasada semanas en las instalaciones de la Fibgc entre el actual presidente, José Armas, y responsables de clubes de la Isla, se llegaba a un acuerdo para formalizar y buscar una forma de pago por parte de los clubes deudores. Pero será en la asamblea del próximo lunes día 19 cuando se aclare definitivamente cómo va a quedar la situación entre los clubes morosos, federación y árbitros.