Nada ocurre por casualidad. Así comienza y terminar el libro de estilo por el cual se rige Pedro Martínez desde que un mes de marzo de 1990 debutó en la ACB. El entrenador del Herbalife Gran Canaria ha sido fiel a esta premisa para, en base a un ética rigurosa de trabajo, forjar una trayectoria profesional que desde el pasado domingo, tras vencer al Lagun Aro, cuenta ya con 300 triunfos en la máxima categoría del baloncesto nacional. Todo un logro que sólo superan cuatro nombres en la historia de la competición: Aíto García Reneses (668); Manel Comas (392), Dusko Ivanovic (350) y Javier Imbroda (315).

Nada ocurre por casualidad. Bien lo saben aquellos que lo tratan a diario. Tanto sus jugadores como los compañeros de profesión, hasta sus jefes, se han hartado de escuchar este mantra en boca del técnico amarillo y ahora se apoyan en esta misma máxima para razonar sus méritos y explicar sus éxitos. "Lo que ha hecho Pedro es muy meritorio", reconoce Salva Maldonado, ahora entrenador del Joventut y durante seis años ayudante de Pedro Martínez. "Él tiene un porcentaje de victorias y derrotas altísimo, que está casi al 50 por ciento -300 en 611 partidos-, y lo ha hecho sin estar en los teóricos conjuntos grandes. Esto denota que es un entrenador que ha sacado un gran rendimiento de todos los equipos en los que ha estado".

De la misma manera se expresa Berdi Pérez, director deportivo del Gran Canaria y que en el año 2002 le fichó para dirigir el vestuario amarillo tras un paso temporal por la liga LEB tras siete temporadas en la ACB. "Pedro Martínez siempre ha logrado que sus equipos compitan por encima de sus posibilidades y esto es lo mejor y más meritorio que se le puede pedir a un entrenador", apunta Berdi antes de destacar que: "Cada técnico marca la idiosincrasia de sus equipos y los de Pedro son ambiciosos, cuentan con mucha voluntad para crecer, dan siempre el cien por cien y nunca dan un partido por perdido".

Mientras, Joaquín Costa, presidente de los amarillos destaca su trayectoria profesional. "En esta nivel profesional, donde solo hay 18 puesto de trabajo, es muy difícil llegar pero es mucho más complicado mantenerse y él lo ha hecho siempre de una manera brillante", Joaquín Costa. "Desde el club estamos muy orgullosos de poder contar con un técnico de esta trayectoria y que muchos de estos triunfos las haya conseguido aquí".

Entre sus pupilos destaca Tomás Bellas, base y uno de los capitanes del Gran Canaria, con el que demuestra un entendimiento especial en cada tiempo muerto. "Pedro Martínez es un técnico exigente, trabajador e inconformista y nos ha demostrado a todos que ésta es la manera y la clave, ya que el trabajo da sus frutos", expone éste. De igual manera se expresa Curro Segura, actual técnico asistente de Repesa en el Unicaja y que ejerció como técnico asistente de Martínez en el Tenerife. "Su trayectoria es fruto del conocimiento, por supuesto, así como de la pasión que demuestra ya que es un trabajador incansable", señala antes de añadir, "pero esto no valdría de nada sin el talento".

Para Segura, los equipos del entrenador amarillo, nacido en Barcelona, destacan por el orden y por su intensidad defensiva. "Después cada temporada es distinta y cuenta con jugadores distintos a los que él siempre saca el mejor de sus rendimientos y eso le da a sus equipos matices distintos".

Por otro lado, Alejandro Martínez, actual entrenador del CB Canarias, comparte el mismo criterio. No en vano, él también fue ayudante de Pedro Martínez junto a Curro Segura. "La trayectoria de este entrenador está por encima de este logro, que es más una satisfacción personal tras llevar tantos años en la profesión", expone éste que añade un hecho en el que coinciden el resto. "Pedro Martínez es una referencia para todos los entrenadores del baloncesto nacional", afirma. Por último, Salva Maldonado sentencia. "Estamos ante una entrenador que es un referente para toda la ACB y que llegará a los 400".