Con Radamel Falcao de vuelta recién recuperado de una lesión que le cortó el ritmo y le rebajó su pegada, el Atlético de Madrid necesitaba gol ante el Real Betis para mantener su fuerza en la segunda plaza y apareció Diego Costa. En su regreso, el 'Cholo' Simeone le está sabiendo sacar todo lo que tiene y se ha convertido en un jugador importante.

Marcó el gol del triunfo y luego sacó de quicio a todo el Real Betis. Diego siempre está metido en todas las peleas. Domina el 'otro fútbol'. Jugador querido por los suyos y odiado por los rivales. Termina por sacar lo peor de alguno que pierde la cabeza. Ayer le pasó a Antonio Amaya que trasladó el pulso a un lugar donde nunca debe llegar al escupir en la cara al brasileño.

El delantero brasileño ha protagonizado episodios polémicos, en apenas tres días, con los defensas del Real Betis y el Sevilla en Copa. Sin olvidar los rifirrafes que mantuvo con Sergio Ramos en el último derbi madrileño, y cuyos precedentes venían de la temporada pasada, en la que Costa militaba en el Rayo Vallecano.

Pepe Mel, entrenador del Betis, destacó, tras la derrota contra el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón (1-0), que el brasileño Diego Costa, autor del único gol del partido, es un "magnífico futbolista" con el que su equipo no tiene "ningún problema" y lo reconoce "como lo gran jugador que es".

"A mí Diego Costa me parece un magnífico futbolista, que a mí me gustaría tener en mi equipo. Es problema del rival si cae en las cosas que él propone o no. No tenemos ningún problema con Diego Costa y lo reconocemos como lo gran futbolista que es", valoró en la rueda de prensa posterior al encuentro en el Vicente Calderón.

Precisamente el delantero brasileño fue protagonista no sólo por el gol, sino en alguna batalla con jugadores del Betis que distrajo a los verdiblancos en el partido. Tal y como se pudo apreciar en televisión, el central Amaya escupió a Diego Costa aunque Simeone no habló de esta acción porque es "muy respetuoso con los árbitros" y prefiere "no opinar".