"Tiene lo más difícil, la mercadería más difícil de conseguir en este deporte: el gol". Aníbal el Maño Ruiz tiene 70 años, sus bisabuelos son zaragozanos y posee un universo de fútbol en su cabeza que expone con delicadeza de académico. Fue seleccionador de Paraguay en el Mundial de Alemania en 2006 y un año antes resultó premiado como el mejor director técnico de Sudamérica por la prestigiosa publicación El País, de Uruguay. Cuando habla de fútbol, sabe lo que se trae entre manos, por eso, estos halagos a Andy Pando, delantero de la Unión Deportiva, no parecen nada gratuitos.

"Nunca he entrenado a Pando, pero he sufrido a Pando", afirma con cadencia uruguaya, aunque mezclada con los dejes de tan- tos viajes y días en El Salvador, México, Ecuador, Venezuela o Perú, país donde entrena en la actualidad al Universidad de San Mar- tín, tras haber disputado la Copa Santander Libertadores al man-do del León de Huánuco en la edición anterior.

Fue César Chalaca Gonzáles quien convenció a Pando de que diera el salto al profesionalismo, de la Universad de San Marcos al Alianza Atlético de llana y después a un grande, Sporting Cristal, en 2009. Hasta ese entonces, los equipos de Primera División de Perú se habían cansado de tocar a las puertas del delantero, pero las respuestas siempre eran las mismas: "No me apetece, prefiero estudiar". "Él ganaba plata, estudiaba y lo tenía todo en San Marcos, pero tenía que dar un salto como futbolista", aprecia Chalaca, quien tiene este apodo por su querencia a realizar bicicletas durante sus años mozos como futbolista en el país andino.

"Es un tipo muy honesto, trabajador, fuerte, no es nada vago", asegura su descubridor, quien el domingo pasado ya sabía que El Cholo Pando había debutado con la Unión Deportiva frente al Elche en el Estadio de Gran Canaria. Gonzáles sabe ubicar perfectamente a Canarias en el mapa futbolístico. "Sé la importancia que tienen Las Palmas y el Tenerife en España, estuve por las Islas en el año 92, allí estudié los métodos de entrenamiento de Jorge Valdano y Ángel Cappa", recita con cierta nostalgia mientras hace esfuerzos por recordar a algún jugador de la época en el cuadro blanquiazul: "Jugaba Chemo del Solar, Latorre, Agustín... y también Fernando Redondo, qué gran jugador".

Chalaca Gonzáles dirige ahora una escuela de jóvenes talentos que Boca Juniors dispone en Lima, la capital de Perú. Siempre le ha llamado la atención el fútbol formativo, la gente de la base. "No sólo ha pasado por mis manos Andy Pando, también lo han hecho otros jugadores internacionales que están jugando en el extranjero", explica con orgullo, mientras por el hilo telefónico se cuelan una tropa de chiquillos que parecen golpear con distinta sintonía un sinfín de balones.

"Pando tiene cualidades para triunfar en España", abunda Aníbal Ruiz, quien considera que la competición peruana ha subido de nivel en los últimos años, por lo que el salto de nivel de juego "ha disminuido". "Hay muy buenos equipos en el marco de Sudamérica, no son tan buenos como la segunda categoría en España, pero hay un nivel aceptable de fútbol", conviene este entrenador, que ha estado en los banquillos de una veintena de equipos del Continente desde que decidió colgar las botas de futbolista y tomar el chándal de director técnico en 1985. "Aquí nos hizo goles a todos los equipos y de todas las maneras posibles, no es fácil hacer tantos goles ni en una competición de potreros [de barrio]", observa este veterano preparador, quien admite que es fiel seguidor de la Liga española: "Me gusta por su estética".

"Aquí era una figura, ¿por qué no lo puede ser allí?", recoge Chalaca. "Andy es el indicado, está en una edad muy buena, le quedan cuatro o cinco años de fútbol y los puede aprovechar en Las Palmas", significa su descubridor, quien enfatiza que tiene un "nivel tremendo" y vuelve a repetir que "debe aprovechar sus mejores momentos". En este sentido, Ruiz considera que Andy Pando va a contagiarse del juego de los futbolistas de la Unión Deportiva Las Palmas.

"Uno siempre tiende al contagio de la cultura a la que se arrima", puntualiza, antes de profundizar que competir en la Liga española le ofrece un "matiz distinto" a su juego: "Va a tener una óptica diferente del fútbol y eso lo ayudará a ingresar en la selección peruana por la puerta de adelante". "Siempre con el gol", remacha.