Silencio en el vestuario. No hay margen para valorar el caso de las fichas. Todos los sentidos puestos en tomar el fortín de El Toralín. La UD regresó ayer a los entrenamientos en Barranco Seco -con el único percance que padece Corrales, con molestias y que hoy se someterá a más pruebas- con ejercicios de posesión de balón.

El centrocampista Hernán Santana, que disputó el polémico partido ante el Guadalajara, eludió pronunciarse sobre la denuncia interpuesta ante el Comité de la RFEF y reiteró la importancia del próximo duelo. "Somos los menos indicados para opinar y para hablar de ese tema. Hay gente encargada en el club y que está haciendo el trabajo oportuno para luchar por ese partido. Con todo lo que ha pasado, a nosotros los que nos queda es pensar en el próximo enfrentamiento liguero. Ya lo he comentado en otras ocasiones, el Guadalajara fue superior y un justo vencedor (...) En cuanto a lo que tenga que luchar la UD; ya hay gente encargada de eso".

Cuestionado por cómo se enteró de la noticia y si sospechaba algo, Hernán explicó que "me pilló por sorpresa" para insistir que "hay gente en el club encargada para eso".

Con un discurso prácticamente calcado, Nauzet tampoco quiso valorar si era ético ganar los tres puntos en los despachos, en el caso de que los diferentes comités diesen la razón a la UD. "No voy a entrar en ese tipo de temas, hay gente cualificada que los afrontará como debe", concretó.

Por su parte, Merino González, delegado del club amarillo, y tras ser cuestionado en Barranco Seco por un grupo de aficionados, respondió con un elocuente "no comment". La plantilla solo piensa en la fórmula de tomar El Toralín.