El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Las Palmas de Gran Canaria, Rafael Passaro, baraja interrogar al jugador Thievy Bifouma después de que la Unión Deportiva Las Palmas dispute la eliminatoria de ascenso a Primera División. El delantero francés ha sido denunciado por la Guardia Civil tras ser pillado al volante de un BMW X6 con un permiso de conducir expedido en la República del Congo que supuestamente fue falsificado.

Los hechos ocurrieron el 14 de mayo, los agentes de Tráfico formalizaron la denuncia contra el delantero francés seis días después y finalmente lo citaron el pasado día 5 en la Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas para tomarle declaración en calidad de detenido.

El atestado policial llegó al juzgado el martes, pero ayer no se emitió ningún oficio para emplazar a Thievy ante el juez. Las fuentes consultadas apuntan que ese trámite se dejará para más adelante, posiblemente para la semana que viene, después de que la UD dispute el domingo su partido de vuelta contra el Almería en la primera eliminatoria.

Los agentes del Grupo de Información y Apoyo de Tráfico (GIAT) han denunciado al jugador amarillo por la presunta falsificación de un documento oficial y por conducir sin carné. Los funcionarios pararon el coche de Thievy el 14 de mayo, sobre las 16.00 horas, cuando circulaba a la altura del kilómetro 5,300 la carretera GC-800, que comunica Marzagán con Tafira. Iba sin el cinturón de seguridad puesto, motivo por el que Tráfico le dio el alto al vehículo. Los policías iniciaron la investigación por las dudas suscitadas ante la autenticidad de los permisos de conducción mostrados por el francés.

De hecho, desde que se multó al jugador hasta que se remitió la investigación al juzgado, la Guardia Civil realizó varias gestiones para tratar de comprobar la legalidad de los documentos. Los agentes consideran que se han podido falsificar dos permisos de conducción. Ambos están a nombre de Thievy y fueron expedidos en la República del Congo: uno de ellos, de carácter nacional, está fechado el 28 de diciembre de 2011, mientras que el otro, de habilitación internacional, data del 10 de abril de 2012. Este último carné, si fuera legal, es el que permitiría al beneficiario conducir en cualquier país acogido a la Convención de Ginebra de 1949.

Sin embargo, el GIAT, a través de Interpol, ha comprobado que la licencia ha sido falsificada. También se compulsó el documento con otro verdadero y el resultado fue negativo, pues existen diferencias entre ambos. El jugador, de padre congoleño, tampoco ha viajado recientemente a dicho país. Thievy, de 21 años, guardó silencio ante los agentes y dijo que prefería responder a las preguntas del juez.