Los aires del Mediterráneo le sientan bien a las remontadas de la Unión Deportiva. Mañana en Almería, entre la sierra del Cabo de Gata y el mar, los hombres de Sergio Lobera pueden reeditar una curiosa historia que se ubica en el mítico mare nostrum. En dos eliminatorias de la Copa del Rey, entonces del Generalísimo, ante RCD Espanyol de Barcelona y Real Murcia, los amarillos se llevaron un empate a uno del Estadio Insular y en las dos ocasiones superaron la prueba, ambas con 1-2.

En abril del 75, en el estadio de la carretera de Sarriá, Las Palmas supo darle la vuelta a la eliminatoria con goles de León, el último en Copa como jugador amarillo, y Felipe Martín, de cabeza, a un cuarto de hora para el final del partido. Antes había empatado Solsona. Aquel equipo avanzó por el torneo hasta encontrarse con el Real Madrid, a quien los isleños derrotaron 4-0 en el Insular y después cayeron por 5-0 en el Bernabéu.

Un par de años más tarde, en el invierno de 1977, la Unión Deportiva volvió a protagonizar una remontada en el Mediterráneo. En la región de Murcia, ante el equipo representativo, volvió a vencer por 1-2, con gol de Juani Castillo en la prórroga.

"Hay que saber guardarse atrás y saber aprovechar la ocasión. Esta es la clave", apunta Félix Marrero, histórico jugador de la Unión Deportiva, que disputó estas dos eliminatorias y que ve posibilidades reales al conjunto de Lobera para superar el envite. "Ellos no podrán encerrarse, deberán ir a buscar a la UD por la presión de su público, por lo que se podrán aprovechar los espacios con gente como Thievy o Vitolo", apunta el antiguo centrocampista amarillo.

Sin ir tan lejos, en la Liga de Campeones de esta temporada, los aficionados al fútbol han podido vivir remontadas similares a las que precisa Las Palmas. Real Madrid ante Manchester o Galatasaray frente al Schalke 04, en octavos de final, son un buen espejo donde mirarse mañana.