La temporada pasada, aunque la Unión Deportiva Las Palmas se coló entre los seis mejores de la clasificación en Segunda División y disputó la promoción de ascenso, durante muchas semanas cargó con una sospecha: la ausencia de un plan B que le liberara de depender, casi en exclusiva, de la velocidad de Vitolo y Thievy.

Las virtudes de ambos jugadores, potentes y verticales, condicionaron el juego del equipo amarillo durante muchas jornadas. Sobre todo tras el mal inicio de Liga, tramo en el que la escuadra grancanaria sólo registró una victoria en las primeras nueve semanas del curso. Con el proyecto a la deriva y tras eliminar al Racing de Santander en la Copa del Rey, la UD Las Palmas se agarró fuerte al talento de Vitolo y Thievy para remontar. El plan funcionó y el conjunto entrenado por Lobera se convirtió en una máquina que explotaba a la perfección el juego directo y el contragolpe para batir a rivales.

"En el club creemos que el equipo aún no ha cambiado del todo el chip", apuntaban ayer desde la entidad de Pío XII. "La temporada pasada éramos peligrosos sin la pelota y en esta campaña, por la composición de la plantilla, debería ser al revés. Poco a poco, y sin perder, que aunque parezca una anécdota porque el juego no es brillante, el grupo irá a más. Y para eso nos ayudarán mucho Apoño, Masoud y Aranda", añadían desde la UD.

Después de concretar diez fichajes para reforzar el plantel, procedentes la mayoría de Primera División, en los despachos del club amarillo confían en que el nivel de juego de Las Palmas progrese según avancen las jornadas. "La plantilla es amplia y de plenas garantías", recuerdan, algo que según se apunta desde los despachos "eleva la competencia y, a la larga, es condición que sólo debe dejar beneficios. En ese sentido, la Copa del Rey puede venir muy bien al grupo, porque permitiría que muchos jugadores dispongan de minutos de competición y de calidad. Y, en concreto, que nadie se despiste, porque si todo el mundo lo hace bien, nadie bajará la guardia para estar en el once titular. En ese sentido, consideramos que el plantel tiene tanto talento como el del curso pasado, pero cuenta con más fondo de armario".

Esa afirmación se reafirma desde los despachos a partir de las variantes tácticas que ha ofrecido Lobera en las primeras cuatro fechas del ejercicio. "Posiblemente cuente con más alternativas", agregan antes de subrayar que "al final del anterior curso se quiso resaltar como algo negativo la dependencia del equipo con respecto a Thievy sin serlo, porque era intentar aprovechar una ventaja. Bueno, pues ahora hay más planes y pronto darán resultados". El optimismo empieza a asomarse por Pío XII.