La extremo internacional del Rocasa ACE Gran Canaria Tiddara Trojaola reconocía su dolor por ceder por tercera ocasión consecutiva ante el Bera Bera en una final -las dos últimas de Copa y la Supercopa de 2013-, una circunstancia que no empaña la labor de su club. Este domingo el equipo grancanario perdía la final de la Copa de la Reina ante las jugadoras vascas del Bera Bera. "Ahora mismo me siento muy mal, como todo el equipo. Nos quedamos otra vez a las puertas, como el año pasado pero seguro que dentro unos minutos se me pasará. Esto -en relación al segundo puesto y la plata en la final de la Copa de la Reina- también es un logro. Somos un conjunto con filosofía de cantera, llegar hasta aquí no es fácil. Hemos conseguido algo grande".

Cuestionada por si el equipo teldense se encuentra más lejos o más cerca de poner fin a la dictadura del Bera Bera -también actual campeón de Liga-, se mostraba optimista. Pronostica el cambio de ciclo. "El Rocasa está más cerca, el resultado del año pasado fue muy ajustado [25-24 por el 26-21 de esta edición de la Copa]. Cada vez estamos más cerca, se ha notado durante toda la final. Se nos fue en los últimos minutos, quitando eso ha sido un gran encuentro", concretó. Lejos de estirar la polémica, sobre la actuación arbitral -la pareja de jueces Mata y López son de origen vasco-navarro y levantaron suspicacias en el cuerpo técnico del Rocasa ya que el Bera Bera es de San Sebastián-, la jugadora internacional determinó que "ahora no es el momento de entrar en este tipo de detalles. Hemos hecho todo lo que estaba en nuestra mano pero no ha podido ser".