Un duelo de pistoleros. Sergio Araujo contra Rubén Castro. El primero lleva ocho goles en siete partidos. Cuatro de ellos los ha marcado desde fuera del área y cuatro dentro; seis con el pie derecho, uno con el izquierdo y el último, ante el Sporting de Gijón con el torso. Mientras, el delantero grancanario del Real Betis suma siete, de los cuales cinco los ha anotado en el área y dos fuera. Son los dos mejores goleadores de la categoría; primero y segundo en el listado del 'pichichi'. Son dos killers del área que no perdonan una. Dos jugadores bendecidos en la suerte suprema y hoy se ven las caras (11 horas, Canal +) en un duelo de gol.

La UD Las Palmas se presenta en el Benito Villamarín con la intención de defender su liderato en uno de los campos más complejos de la categoría y ante la escuadra del Real Betis, quinto clasificado al comienzo de la jornada y uno de los principales presupuestos de la competición. La cartera verdiblanca, recién descendida de Primera, luce repleta de billetes con 13,6 millones de euros en el gasto de su plantilla. Mientras, la UD cuenta con, 3,3 en su límite salarial.

Quizás por eso, el proyecto de Paco Herrera se encuentra en un punto determinante, en plena incursión por las etapas de alta montaña: Tenerife, Sporting y Betis. Las Palmas es un equipo solvente, práctico y correoso. Sin embargo, ha perdido el paso imperial del inicio de liga con una dinámica menos segura. Aún así, mantiene el liderato y se presenta ante este rival con la intención de dar un paso de gigante en su solvencia y confianza, porque ganar al Betis, uno de los gallitos de la categoría, imprimiría la certeza de que los primeros pasos hacia el ascenso son correctos.

Pero no será tarea fácil. Ni mucho menos. El Betis de Julio Velázquez -el entrenador más joven de la categoría frente al más veterano- es un rival directo por sus millones, su nombre y caché de Primera, sus 40.000 aficionados entregados y, por si todo esto fuera poco, por la presencia de Rubén Castro y su costumbre de golear a los amarillos en cada oportunidad. Para regresar con los tres puntos, la UD cuenta con la presencia de Culio tras debutar ante el Sporting de Gijón. Mientras, con terreno libre para salir al contraataque, el concurso de Guzmán puede ganar enteros en su pugna con Nauzet Alemán y Momo. Además, el debate principal en la calle está en la portería. Pese a algún ligero síntoma de inseguridad, el grancanario Raúl Lizoain se ha mostrado fiable con seis goles encajados. No ha tenido errores de bultos para perder la posición, sin embargo, Casto, un refuerzo de campanillas ante la salida de Mariano Barbosa, espera su oportunidad con la intención de afianzarse en la titularidad con la alternativa. Fue fichado para eso. Pero Herrera tiene la última palabra y puede jugar a favor del 'ex' del Murcia su pasado verdiblanco, como aviso éste en rueda de prensa.

El conjunto sevillano juega en casa y buscará hacer daño con la pelota en los pies. Mientras tanto, los amarillos harán todo lo contrario. Se impone un sentido práctico en el fútbol. Muchas veces en los últimos tiempos Las Palmas ha jugado las cartas del equipo 'grande' y también muchas veces ha dejado escapar puntos con esta teoría. Ahora, el entrenador de la UD no le duele ceder el cuero elemental, fortalecer la defensa y esperar a que las oportunidades lleguen como lo hace el cazador ante una trampa, es decir; presión, recuperación y contra. Con todo se espera partido grande, de la misma manera en que se espera la presencia de una lluvia poderosa, por lo tanto, barro y muchos charcos de no funcionar el drenaje y eso no gusta.