Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hamilton, campeón contra la presión

El británico supera la lucha fratricida con Rosberg y rompe la dictadura de cuatro años de Red Bull

Lewis Hamilton logró en Abu Dabi su segundo título mundial desafiando la presión de un año de lucha fratricida con su compañero Nico Rosberg y rompiendo la dictadura de cuatro años de la escudería Red Bull.

En un año en el que ganó once de las diecinueve carreras, Hamilton combatió y salió victorioso en un duelo disputado de principio a fin dentro de la escudería Mercedes no exento de desencuentros personales, el más grave en el GP de Bélgica, con abandono del piloto británico tras una dudosa maniobra de Rosberg y palabras duras entre ambos.

Lewis Carl David Hamilton (Stevenage, Reino Unido; 7 de enero de 1985), es un piloto acostumbrado al triunfo precoz desde su más tierna infancia.

Desde que su padre Anthony le comprara un coche de radiocontrol con seis años, el joven Lewis desarrolló el talento competitivo. "Hola. Soy Lewis Hamilton. He ganado el campeonato británico y un día me gustaría pilotar su coche", así se presentó un Lewis Hamilton de nueve años a Ron Dennis, presidente de McLaren. Había ganado el campeonato británico de karts y cinco años después se convertiría en el número uno mundial de estos pequeños monoplazas.

En 1998 se unió al programa de jóvenes pilotos de McLaren. Pasó por la Fórmula Renault, la Fórmula 3 que ganó en 2005 (con 15 victorias en 20 carreras) y la GP2 al año siguiente. Ya estaba listo para el salto. El 24 de noviembre de 2006 Dennis le confirmaba como piloto de McLaren junto al asturiano Fernando Alonso en la temporada 2007.

Aquel año ganó cinco carreras -Canadá, Estados Unidos, Hungría, Japón y China-, para acabar empatado a puntos con Alonso en un campeonato que se adjudicó Kimi Raikkonen (Ferrari) gracias a las peleas internas habidas en el garaje de McLaren.

Al siguiente, en 2008, llegaría su primer título mundial. Ganó la primera carrera, en Australia, y luego repitió en Montecarlo, Silverstone, Hockenheim y Shanghái. En un final apretado de nuevo en Interlagos acabaría logrando la corona ante el brasileño Felipe Massa (Ferrari). Era, con 23 años, el más joven en lograrlo, aunque después esa marca se la quitaría el alemán Vettel (Red Bull).

En 2009, el inicio triunfal de la escudería debutante Brawn GP, con siete victorias en ocho carreras para el británico Jenson Button, provocó un paréntesis en la progresión de Hamilton, que sólo ganó dos carreras (Hungría y Singapur) y fue quinto en el Mundial. Tras ese año, decidió que su padre Anthony dejara de ser su mánager.

Al siguiente año, inicio de la era triunfal de Vettel y Red Bull, logró dos victorias consecutivas en Turquía y Canadá, además de otra en Bélgica. En un Mundial muy apretado, fue cuarto tras Vettel, Alonso (Ferrari) y el australiano Mark Webber (Red Bull).

En esa misma posición concluyó los años 2011 y 2012, aunque este último mucho más lejos del triunfador Vettel, con casi un centenar de puntos menos.

En 2013 abandonó McLaren para sumarse al proyecto de Mercedes junto a Nico Rosberg. Con el fabricante alemán ganó una carrera (Hungría) antes del recital de final de temporada de Vettel (nueve triunfos consecutivos).

En marzo de este año Mercedes presentó el que será el coche dominador de la temporada. Hamilton logró la primera pole pero tuvo que abandonar en Melbourne en las primeras cinco vueltas por problemas mecánicos. Pero todo cambió en Malasia, donde inició una racha de cuatro victorias seguidas (Bahréin, China y España). Luego, varios segundos, dos abandonos -entre ellos el de Bélgica tras la polémica maniobra de Rosberg- y el arranque de la racha que solidifica el campeonato: cinco victorias hasta Interlagos, donde fue segundo tras Rosberg, para redondear el año ganando en Abu Dabi.

"No puedo explicar cuánto significa este título. Significa más que la primera vez. Es como la primera vez. Me siento bendecido. Ahí está mi padre, que me ha empujado", reconoció un emocionado Hamilton en el podio del circuito de Yas Marina, soltando con sus lágrimas la presión acumulada tras una temporada de durísima lucha interna con Nico Rosberg.

Compartir el artículo

stats