Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Miguel Ángel Ramírez: "La UD de Primera, si logra el ascenso, será una UD de canarios"

"Tras lo que sucedió el 22-J convertimos el dolor en un motor", confiesa el máximo responsable de la entidad amarilla

Miguel Ángel Ramírez: "La UD de Primera, si logra el ascenso, será una UD de canarios"

Miguel Ángel Ramírez: "La UD de Primera, si logra el ascenso, será una UD de canarios"

Acaba de ser reelegido para ocupar la presidencia de la UD cinco años más. ¿Se imaginba estar aquí en 2005, en este punto, cuando accedió al cargo?

No, no. Era muy difícil imaginar, en 2005, que diez años después estuviésemos en la situación en la que estamos, con esta claridad en la entidad tanto en lo económico como en lo deportivo. Es bueno echar la vista atrás y hacer un análisis. Todos hemos madurado mucho. Incluso la entidad, que a todos nos parece que lleva tantos años y que, sin embargo, es un club joven que ha pasado un tiempo en estado vegetativo, sin tener conocimiento de la realidad. Pasados todos estos años, la UD goza de una salud envidiable para muchos clubes del mundo del fútbol profesional en España y eso es lo que te posibilita hacer un análisis profundamente exhaustivo y donde tú tienes claro que casi todo se ha hecho bien. ¿Lo que viene por delante? Ojalá le podamos dar la misma dimensión, en cuanto a estabilidad, en cuanto a acierto en la gestión, pero en Primera División.

Cerrado el concurso, tras los acuerdos con García Navarro y el Deportivo, y sin ningún problema en el horizonte, ¿cuál es el plan ahora?

Ahora mismo el club tiene una necesidad, que es ascender a Primera División. Cada año tenemos menos oxígeno. Necesitamos el ascenso y creo que nos lo merecemos por trabajo y por trayectoria. Creo que ya nos toca. Tenemos que preparar el club para el fútbol moderno. Hay un salto importantísimo de Segunda a Primera. En estructura, en organización... Hay muchos ingresos, pero también muchos gastos. Tenemos que mantener siempre la bandera de la austeridad como espejo en el que vernos. No podemos olvidar cómo hemos llegado hasta aquí, todo lo que hemos tenido que hacer para que el club esté en esta situación de tranquilidad institucional y eso no se puede olvidar. Tenemos que adaptarnos a unas nuevas necesidades. Todo eso está preparado. El club está adaptado para reorganizarse. Y se está trabajando, a nivel deportivo, para subir. A partir de ahí, no tenemos miedo a lo que envuelve a la categoría. El club ha madurado muchísimo y las personas que tenemos la responsabilidad de dirigirlo hemos aprendido de errores de nuestros antecesores, de errores propios en nuestra gestión y de errores de otros clubes. Sabemos qué hay que hacer en esa categoría para no recaer en los males que nos llevaron a la ruina.

Habla de la necesidadad de ascender y eso se enmarca dentro del plano deportivo. Ahí, ¿qué valor le da a los fichajes de Nico Rodríguez y Paco Herrera?

Necesitábamos un cambio de aires. Teníamos un equipo, dirigiendo la parte deportiva, que trabajaba y trabajaba mucho y los dos últimos años estuvimos a punto de ascender a Primera División. Pero necesitábamos darle una vuelta. Y creo que nos hemos traído a una persona, como Nico Rodríguez, con un prestigio reconocido de persona trabajadora y capaz, dentro del fútbol profesional, para alcanzar los objetivos que el club le ha marcado. Y luego llegó un momento de tomar una decisión, en cuanto a la figura del entrenador, de cambiar el perfil. Antes buscábamos gente joven. Pero tenemos una idiosincrasia. Nuestros futbolistas necesitan un entrenador que sepa interpretar las virtudes y los defectos del jugador canario. Necesitamos gente del mundo del fútbol con suficiente experiencia, que sepa exigir adecuadamente, que sepa levantar a nuestros futbolistas cuando las cosas no van lo suficientemente bien y que sepa ponerles los pies en el suelo cuandos las cosas nos van muy bien. Y creo que Paco Herrera es una persona que tiene muchísima capacitación para dirigir un grupo. Ahí están sus números. Es un entrenador, con 60 años y que esté en activo... No hay muchos en el fútbol profesional. Es un entrenador sabio. Necesitábamos una persona como Paco Herrera. Fue una suerte poder coincidir con él, que este proyecto sea su proyecto.

Con ese perfil, ¿estará muchos años ligado a la UD?

A mí me gustaría que Paco [Herrera] hiciese un trabajo largo, duradero y que dejara un poso de trabajo en la UD Las Palmas. Y cuando digo en la UD Las Palmas no estoy hablando sólo del primer equipo. Hablo de que nos ayude en distintos roles. Ayudarnos a hacer un club mejor.

Después del palo del 22-J, ¿esperaba que se levantara tan rápido y tan bien?

Soy optimista por naturaleza. Y por lo tanto, aunque la realidad diga una cosa, sé que tengo que poner, con mi equipo, toda la carne en el asador para revertir la situación. Puede salir bien o puede salir mal. Todo mi equipo me ayudó a darle la vuelta. La UD está donde está porque los primeros que salimos al frente a defender la bandera, el escudo, fuimos los responsables de la entidad. Y la fortuna que tenemos por el seguimiento de la afición, que supo entender e interpretar lo que había ocurrido. Y que éramos merecedores de su apoyo. Por lo tanto, después de lo que pasó es fácil valorarlo, pero estamos convencidos de que si no hacíamos lo que hicimos era difícil que se levantara. Analizamos y acertamos en la fórmula para sacar esto adelante. Convertimos el dolor en un motor.

El 22-J, cuando todo terminó, con el estadio vacío, ¿qué se le pasa por la cabeza?

Uff... En ese momento sentí un dolor enorme por el sufrimiento que le habíamos hecho pasar a nuestros aficionados. Eso, quizá, ha sido, y aún me perdura, el dolor más profundo que yo he sentido como persona y que todavía me atormenta día a día. Sigo recordando lo que nos pasó. Por eso deseo que llegue junio para darle una alegría a todos esos niños, a todos esos mayores, a todos esos aficionados que no paraban de llorar. Por lo tanto, tuve que metabolizar esa situación. Porque a la vez había un sentimiento interno de rebeldía. Yo tenía que pilotar una situación que revertiera lo que ocurrió. Y creo que si antes ya había logrado canalizar las fuerzas de todo un sentimiento para salvar al club de su desaparición por la deuda que había acumulado, no me iba a rendir por una situación deportiva que, a la siguiente temporada, nos iba a brindar una nueva oportunidad.

El equipo va líder, ¿teme la euforia de alrededor?

Afortundamente las cosas van bien, pero que nadie interprete mis palabras como que está todo hecho. Queda muchísimo por hacer, pero se puede trabajar muchísimo mejor como líderes que en otro puesto. Tenemos que ver el futuro con muchísimo optimismo. Lo que hay que hacer es no parar de trabajar hasta conseguir el ascenso. Y si es tres partidos antes del final, mejor que dos. Me gustaría que fuera en casa para demostrarle a todo el mundo del fútbol español que la sociedad canaria es otra cosa. No deja de ser un deseo. Siempre con humildad, con respeto al rival. El club hace todo lo posible para que la UD tenga el mejor equipo de la categoría para defender el liderato. La única opción que tenemos para llegar triunfantes al final es defender el liderato. Podemos perderlo circunstancialmente, pero siempre trabajaremos por ser los primeros de la tabla.

Tras el 22-J, comentó que habría dejado la presidencia si no hubiera ascendido. Así se lo dijo a los jugadores. ¿Por qué?

Me había puesto mucha presión. Creía que podía ser yo el que ya no tenía ideas para seguir, pero como pasó lo que pasó yo mismo me obligo a sacar al club de este caos en el que se metía a nivel institucional y deportivo.

Dice que el club trabaja para mejorar la plantilla. De momento ya ha llegado Jonathan Viera y se busca un delantero.

Sí, que nos dé otra cosa diferente. Lo que tenemos es muy bueno, pero entendemos que necesitamos algo diferente que también sea muy bueno. Lo tenemos localizado. Ya hay un acuerdo, pero antes tiene que salir alguien. Pero eso es un trabajo del entrenador y de la comisión deportiva. Cuando se decida quién se va, llegará.

¿Qué cree que le puede dar Jonathan Viera al equipo?

Es un jugador diferente. Tan diferente que probablemente no hay otro igual en la categoría. Es un jugador de Primera División, de mucha calidad, y tenemos la suerte de contar con él para este proyecto. Creo que necesitábamos esa magia que él tiene. Dentro de todo lo que significa el fútbol que está desarrollando la UD, necesitamos esa magia para ese momento difícil, en el que no tienes las ideas claras contra el rival. Viera te puede ayudar a desbloquear un partido, a desatascar un encuentro. El gran beneficiado de la llegada de Viera va a ser Sergio Araujo.

El club ya ha anunciado que hará efectiva la cláusula para comprar a Sergio Araujo. ¿Se dará ya ese paso o se esperará a final de temporada?

Se hará en el mes de junio. Evidentemente es una operación importante y hay que ver cómo la vamos a articular

Esa operación, ¿se ejecutará sin tener en cuenta la categoría en la que milite el equipo?

Sí. Independientemente de si el equipo está en Primera o Segunda.

Y pase lo que pase, ¿se mantendrá la apuesta por la cantera?

La gente de la casa ya no es cuestionable. Hoy el club tiene un poso importante, que son los jugadores de la tierra. Y va a seguir trabajando en esa línea. La UD de Primera División, si se llega, será una UD Las Palmas canaria. La UD, si no tuviésemos la suerte de ascender, también seguría siendo una UD de canarios. La estructura, la base en general, será tener muchísimos jugadores canarios. El mejor camino para competir en el fútbol profesional es lo que ya estamos haciendo. Una base de jugadores canarios complementada con foráneos. Y ya nadie lo ve como una aventura. Somos el equipo profesional que cuenta con más canteranos en sus filas.

En los últimos años han sido traspasados Carmelo, Colunga, Rondón, Viera, Vitolo... ¿Dejará de ser un club vendedor?

No. En función de las circunstancias, venderá o no venderá. Dependerá de muchas cosas. De si estamos en Primera, de si no hay tensiones de tesorería, si el jugador se quiere ir, si alguien viene a pagarte lo que quieres y tienes otros futbolistas detrás... Se podrá decidir con naturalidad. Si estuviéramos en Primera no habríamos vendido a Jonathan Viera o Vitolo por el precio que lo hicimos.

Se han puesto en marcha las obras para eliminar las pistas, cuenta con el visto bueno para edificar las torres del estadio y hay un plan para levantar una Ciudad Deportiva. ¿Qué supone todo eso para el club?

Con respecto a la torre, se abre una nueva etapa al salir el club del concurso, que frenaba esa opción. Cuando esa obra se lleve a cabo, podremos tener un museo, una residencia adecuada para nuestros chicos, tener una sede moderna y contar con nuestros propios medios de comunicación integrados en el propio club. La Ciudad Deportiva es un reto para el club. Significa adaptarte a los nuevos tiempos. Nos dará la materia prima que necesitamos y en mejores condiciones. Nos permitirá ir hacia el futuro, hacia la modernidad, ser un equipo que quiere seguir creciendo. Estamos trabajando en ello. Es un proyecto que nos permite recuperar varias décadas de tiempo perdido. A lo que nosotros aspiramos, con esa Ciudad Deportiva, la mayoría de los clubes lo tienen desde hace décadas. Y respecto a acercar las pistas al terreno de juego, igual no podemos llegar a la concepción que tenemos nosotros de ver el juego. En el fútbol moderno cuentan muchas cosas. La publicidad tiene su importancia e igual no nos podemos acercar tanto como desearíamos. Pero vamos a tener nuestro campo de fútbol y podremos dar servicios básicos para personas con discapacidades físicas y cafeterías y aseos en la zona inferior del graderío.

¿La Ciudad Deportiva se levantará en Barranco Seco o en Siete Palmas?

Estamos trabajando en un proyecto en Barranco Seco, puesto que ha cambiado la calificación del terreno, para presentárselo al Cabildo, pero no renunciamos a la zona de Siete Palmas. Nuestro objetivo es tener unos campos de césped natural en Barranco Seco, donde entrenen el primer equipo, el filial y el juvenil y que se los podamos ceder a nuestros rivales cuando quieran entrenar aquí. Y en Siete Palmas poder contar con unos campos de césped artificial para nuestra base.

El otro día comentaba que ahora los futbolistas querían venir a la UD. ¿Y alguien ha querido comprar el club?

A nivel de terceras personas sí que me ha llegado algún interés, pero la UD Las Palmas es de nuestro pueblo, de nuestra tierra, de nuestra cultura. Esto no tiene precio. No necesitamos que venga alguien de fuera para que el club sea importante. Hace diez años estaba en un absoluto caos, con 72 millones de euros y en Segunda B. Y ahora, con canarios dirigiendo la entidad hemos ido recuperando el tiempo perdido. Por lo tanto, confiamos en que con canarios podamos llegar a Primera, consolidarnos en la categoría y volver a ser importantes en el fútbol español.

Del camino hasta aquí, durante esta década,¿con qué se queda?

Hay muchos momentos y situaciones... Al margen de las decepciones a final de temporada al no conseguir lo que todos queremos, que es el ascenso a Primera, hemos trabajado mucho haciendo felices a muchas personas. Te quedas con eso. Si miras la progresión deportiva del equipo, hemos ido de menos a más. No ha habido una trayectoria como una sierra, de estar este año mejor y al año siguiente peor, con constantes subidas o bajadas. Nos costaba mucho mantenernos en la categoría. Año a año hemos ido obteniendo nuestro objetivo. Primero mantenernos, luego mantenernos con solvencia, después meternos en el playoff y al final casi lograr el ascenso. Ha sido progresivo. Constante. Con tranquilidad y superándonos poco a poco. La temporada pasada estábamos en Primera División. Y con sus problemas, que los tuvimos, al final tuvimos el ascenso en la mano. Vamos a ver si este curso, mejorando y aprendiendo de los errores, lo logramos. Queda mucho. Que nadie saque de mis palabras un mensaje triunfalista. Pero estar ahora más arriba es imposible. De lograrlo sería el cúlmen de una progresión consolidada.

Del Ramírez de 2005 al de ahora, ¿en qué cree que ha mejorado?

En mucho. Creo que soy una persona que siempre intenta metabolizar la crítica, pero que la lleva de una manera excepcional, sin sacar las cosas de contexto. No voy más allá. Me pasa tanto en el plano deportivo como a nivel profesional. Si se me trata de juzgar por mis hechos en la UD, afortunadamente creo que la prensa me trata muy bien. Y a nivel profesional, aunque haya personas que tratan de dañar mi imagen y mi grupo empresarial, afortunadamente cada año somos más empleados [este año somos 7.000, apunta] y cada vez más grandes. La experiencia me ha ayudado en el plano personal y profesional. Soy una persona mucho más madura. Y evidentemente, más tolerante. Menos impulsiva. He mejorado en todas las facetas como persona. Y eso se lo debo mucho a esta experiencia dentro del fútbol.

Afronta un mandato de cinco años más en la presidencia. ¿Lo hace como su última aventura al frente de la UD?

No. A nivel de gestión voy año a año. Y partido a partido en el aspecto deportivo. Esto es fútbol. Las circunstancias cambian mucho. Estaré hasta el día que tenga que estar. Eso sí, dándolo todo por la Unión Deportiva. El día que me tenga que ir, me iré sin problemas. Soy aficionado de la UD. El que venga, lo hará hasta mejor que yo. Amo este club por encima de todas las cosas. Lo que deseo es dejar un club de fútbol saneado y moderno. Lo importante no es el tiempo que esté, sino el legado que deje. Eso es lo que nos obsesiona. Dejar una entidad con todo lo necesario para ser un gran club. Y el que venga, que tenga frutos con los que poder seguir trabajando.

Compartir el artículo

stats