Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol. 30ª Edición del Torneo Internacional de Maspalomas

La clase de Depay liquida al Celtic

El PSV, con un gol del extremo, bate al bloque escocés y suma la primera victoria

El centrocampista mexicano Andrés Guardado (PSV) controla el esférico.

El centrocampista mexicano Andrés Guardado (PSV) controla el esférico. LA PROVINCIA / DLP

La fiesta de Memphis Depay. El primer héroe de una cita de gigantes. El extremo internacional holandés del PSV Eindhoven se disfrazó ayer de ángel exterminador para incendiar la propuesta del Celtic de Glasgow y firmar la primera victoria de la cita (1-0). Con un solitario zarpazo, una de las figuras del combinado tulipán en el pasado Mundial de Brasil, lució su poderío técnico en el interior del área para fusilar al meta polaco Lukas Zaluska -minuto 31-. Pero pudieron ser más.

El equipo de la Philips fue apisonadora y hoy -desde las 16.00 horas en el Municipal de San Fernando- se mide al Sparta de Praga en la segunda jornada. La victoria del combinado holandés le aseguraría matemáticamente el mítico trofeo del Faro -que ya ganase en las ediciones de 1984, 1985 y 2000-.

Los pupilos de Cocu, más ordenados y con un despliegue ofensivo salvaje, fueron muy superiores, liderados con acierto por la brújula de Andrés Guardado -cedido por el Valencia al club holandés-. El mexicano, que lució el brazalete, estrelló un balón en el travesaño ante un rival escocés primitivo, que se basó en las cabalgadas del hondureño Emilio Izaguirre y el olfato de Stefan Scepovic -ex del Sporting- como únicas propuestas ofensivas.

El primer test del triangular del Torneo Internacional de Maspalomas tenía aroma de final, un pulso entre dos reyes de Europa,dos campeones de la orejona con un pasado de leyenda. La lesión de Brown, con un corte en la cabeza, fue el primer contratiempo para el Celtic (8') de Ronny Deila. Emblema y estandarte del conjunto católico, en esa fatídica acción comenzaron perdiendo la batalla. De Pay, tras pase de Locadia, falló la primera ocasión pero llegó la respuesta del Celtic. Una penetración de Izaguirre termina con un gran centro al segundo palo y el remate de cabeza de Scepovic es despejado con apuros por Pasveer -15'-. Guardado lo intentó sin fortuna con un lanzamiento desde la frontal, que desbarató el felino Zaluska. Bajo el bombardeo tulipán, con el toque por bandera, con el tradicional 4-3-3 sobre el césped, Jozefzoon se montó en su moto de alta cilindrada y completó un gran centro desde la derecha. Un mal despeje de Van Dijk, dejó el esférico en la órbita de De Pay. Tras un gran control con el pecho y un recorte eléctrico, fusiló sin contemplaciones al meta verdiblanco.

Asedio y susto sobre la bocina

En el segundo acto, se estiró el dominio insultante del cuadro de Cocu -que cuenta en el cuerpo técnico con el exportero del Barça y de la selección naranja Hesp-. Los zagueros del Celtic Van Dijk y Efe Ambrose fueron torturados sin descanso. Media hora en una silla eléctrica. Entre despeje y despeje, abortando cada una de las embestidas, Vloet y Ritzmaier lanzaron dos misiles que se fueron rozando el poste (60').

Y Zaluska se licenció. Una araña con guantes. Si sus reflejos no podían, aparecía la diosa fortuna. En el 65, un lanzamiento lejano de Guardado, tras tocar en un defensa, y ayudado por el fuerte viento, acabó en el travesaño. Griffiths, que entró en el tramo final, aprovechó un despiste de la zaga del PSV para fusilar sin éxito a Pasveer. Mcgregor, ante la desconexión de los de Cocu, tropezó con el meta. El juego preciosista de las perlas de Cocu terminó en una sinfonía de errores. De la dictadura al agobio. El Celtic despertó tarde, ya sin Scepovic, y con tres puntas, coqueteó con el empate. Victoria y tres puntos para la propuesta más valiente. Depay, con solo 45 minutos en el maltrecho césped, marcó las diferencias. Así son los genios.

Compartir el artículo

stats