Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas La crónica (23ª jornada)

Arrebato de líder

La UD reacciona en la segunda mitad y se mantiene en lo más alto de la tabla (2-1)

Arrebato de líder

La UD Las Palmas acepta el reto. El equipo de Paco Herrera remontó ante el Mallorca un partido que se le había puesto muy cuesta arriba en una horrible primera mitad en la que había perdido su esencia. Pero la expulsión de Arana a media hora para el final y los cambios le dieron otro aire al partido. Tanto fue así que Ortuño se estrenó en el Gran Canaria con gol y Momo puso la rúbrica con un tanto de penalti claro cometido a Araujo sobre la bocina (2-1).

El conjunto local se había estrellado una y otra vez con la defensa balear. Le faltaba a la UD profundidad en ataque e intensidad en defensa, pero en la segunda mitad, con una gran lectura desde el banquillo, supo corregir sus errores y levantar un partido que pintaba muy mal. Valerón marcó el camino y tanto Ortuño como Momo, los tres cambios, certificaron la remontada.

El encuentro no iba por buen camino porque a la UD se le nubló la vista pese a que había salido con todo su arsenal ofensivo. Empezó gustándose y con combinaciones diabólicas. Jonathan Viera, Culio y Nauzet Alemán estaban muy participativos, pero en ocasiones querían rizar demasiado el rizo. Mucho fuego artificial y poca efectividad, precisamente lo contrario a lo que ha sido la UD en muchos tramos de esta temporada.

Pero, sin duda, la característica que más perdió la UD fue su balance defensivo. A cada pérdida de balón amarilla se encontraba el Mallorca con muchísimos espacios. Arana, Pereira y Marco Asensio se frotaban los ojos ante los kilómetros que tenían por delante y así llegó el primer aviso. Fue un central, Bigas -que más tarde se lesionó-, quien llegó hasta el borde del área rival sin oposición y su disparo cruzado lo despejó Casto.

Golpe de Arana

Fue un aviso de lo que llegaría más tarde, a los veinte minutos, cuando Arana recortó a Roque Mesa, que no tenía ninguna ayuda a su espalda y el disparo del extremo dio en Marcelo Silva para despistar a Casto y colarse en la portería sin remedio. Las Palmas tocaba y el Mallorca remataba.

Con el tanto el Mallorca se replegó algo más y a la UD se le apagaron las ideas. De repente, el equipo insular se quedó sin argumentos. Su juego era demasiado previsible justo el día en el que más magia juntaba en ataque. Todo era muy horizontal y nada vertical.

No había señales de Araujo y tampoco capacidad para sorprender. Todos los intentos de llegar a la costa se quedaban en la orilla hasta el tiempo de descuento, momento en el que llegaron los dos primeros disparos a puerta de la UD. Los dos fueron de Hernán en la misma jugada, uno se estrelló en el larguero y otro lo despejó Cabrero con una gran intervención.

Vendaval de ocasiones

Más esmero le puso la UD en la reanudación, pero le seguía faltando claridad de ideas en tres de cuartos de campo. El Mallorca subió un punto su agresividad y le costó caro cuando Arana fue al bulto ante Marcelo Silva y vio una segunda amarilla tan justa como inocente. Se desató entonces la UD, que en un abrir y cerrar de ojos pisó más área que en todos los sesenta minutos previos.

Nauzet tuvo las dos primeras en las que Cabrero comenzó su festival y el de Las Mesas ayudó con un remate blando. Después Cabrero volvió a exhibirse con un paradón a remate cruzado de Araujo, que recibió de Viera. Todas las luces estaban encendidas, y el Mallorca se quedó ciego cuando entraron Valerón y Ortuño. La UD hizo uso de las bandas por fin y un centro de Nauzet lo aprovechó el murciano para embocar tras quitarse de encima a varios defensas. Gol de '9'.

Parecía que la UD se quedaría a medias cuando Araujo fue agarrado por Cendrós y el árbitro no se lo pensó. Momo embocó la pena máxima para certificar que el equipo amarillo se resiste a bajarse de lo más alto.

Compartir el artículo

stats