Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto Eurocup

Victoria, liderato y a octavos

El Gran Canaria se impuso al Dinamo Sassari, 90-74, rozando la excelencia en un tercer cuarto con 30 puntos

Victoria, liderato y a octavos

El Granca se mantuvo fiel a su guión ganador en la Eurocup y lo hizo con un recital de 30 puntos en el tercer cuarto con el que acabó con las esperanzas del Dinamo Sassari italiano. El amarillo firmó con esta victoria un tres en uno. El conjunto insular, a falta de una jornada, conquista el primer puesto del Grupo H del Last-32, sella con ello el pase a octavos y también la ventaja de campo más allá del cruce de octavos de final.

Sin embargo, sin Newley ni Urtasun por lesión, el duelo comenzó demasiado frío; eso sí, con el dominio de Edy Tavares en los dos aros. El de Cabo Verde sumó rebotes y tapones desde el salto inicial, pero sobre todo aportó intimidación para mandar sobre el parqué en unos primeros minutos sin acierto en el tiro a canasta. La primera en juego, transcurridos casi cuatro minutos, fue para Lawal. Los errores dominaban el escenario, mientras la grada, fieles a la rutina continental, aguardaba pacientemente su momento. Kuric de tres y Oliver tras un airball del primero revivieron al personal. Lawal con un mate y Rakim Sanders, con un triple contestaron. El duelo comenzaba finalmente. Y, como no, Oliver, líder anotador en el último mes de competición, inauguró su casillero personal. Sassari, rival derivado de la Euroliga, contestaba para igualar el marcador a 15 puntos. La igualdad, entonces, era plena.

Dos buenas acciones de Báez y Oliver devolvían el dominio en el marcador pero Dyson, base oponente, ganó por velocidad en dos ocasiones a Bellas y Oliver. Serían las últimas. El madrileño de tres y Tavares, tras un reverso y gancho de calidad, servían la primera ventaja seria; 26-22. Los amarillos crecían pero Sanders cortó, con un triple, un parcial de 7-0. El Granca cayó nuevamente en los errores y perdonó canastas hechas con el lamento de la grada. El rival italiano recortó nuevamente la distancia; 30-27, tras dos mates del nigeriano Lawal, para aventajar, después, a los amarillos con un triple de Mbodj. Paulí, O'Leary, Summers fallaron bajo el aro rival. La suerte en la definición no acompañaba y los canarios recibieron un parcial en contra; 2-12. La grada del Arena, tras esto, pidió silencio para los tiros libres del joven Paulí y estalló en un rugido con un triple de Oliver para romper el maleficio. El Granca había igualado el marcador pero una bandeja de Formenti dio una ventaja de dos puntos, 36-38, al descanso para el equipo de Euroliga. El conjunto de Aíto volvía a ponerse en manos de esa épica que acompaña sus últimas actuaciones de Eurocup.

Magia en el Arena

Y la magia que esperaba la grada surgió en el tercer cuarto. Los amarillos encontraron el empuje anotador que necesitaban en Kuric. El de Duke arrancó el tercer acto con cinco puntos consecutivos. Logan, ex del Baskonia, contestó con un triple. Pero la lucha de O'Leary y Báez en ambos aros dieron una ligera ventaja al Granca; 45-41. La intensidad defensiva había cambiado y el amarillo lo notaba, en ataque, con un mate de Tavares y cuatro puntos en transición de Báez. El Herbalife se iba de 10. Bola de partido. Edy ofrecía un recital. Era un muro infranqueable y cualquiera que se le acercó recibió el tapón. Mientras, Kuric, inspirado, volvía a golpear desde la línea de tres puntos. Sassari contestaba pero el Granca estaba intratable y Oliver acertó con un triple forzado, el enésimo, y sobre la bocina. El Granca dominaba claramente todos los elementos del partido; 60-45. El duelo estaba roto y el catalán impartía una lección de basket espectáculo con entradas, tiro y alley-oop para el vuelo sin motor de Paulí. Los amarillos firmaban un parcial de 30-12 en el tercer acto; 66-50.

Aún así, faltaba un último empujón. El rival aumentó la agresividad y se revolvió enrabietado contra los amarillos. Dyson y Logan recortaban puntos en la ventaja local. Pero ni O'Leary, un guerrero, ni Kuric (21 puntos) iban a permitir concesiones. Un nuevo triple del escolta y otro mate en alley-oop aportaban mayor tranquilidad; 73-56. Mientras, Tavares seguía su recital por encima del aro y ganaba puntos en el rebote. Los italiano estaban a a 13 puntos. Kuric anotó de tres para el 78-62 a falta de cinco minutos para hundir las esperanzas del conjunto de Cerdeña. Kendall, Oliver y y Paulí se ocuparon de rematar la faena hasta el, 90-74, final.

Compartir el artículo

stats