Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ascenso de vértigo

Es internacional desde enero de 2014 y uno de los colegiados mejor considerados Con solo 32 años el lanzaroteño Hernández Hernández, que expulsó a Cristiano en Córdoba, arbitrará la semifinal de Copa Barça-Villarreal

Alejandro Hernández, ayer en el Alfonso Silva. QUIQUEE CURBELO

Será el mayor reto de su carrera. El hombre que no se cortó a la hora de expulsar a Cristiano Ronaldo en Córdoba -roja por la que el propio jugador pidió disculpas-, arbitrará el próximo miércoles la ida de la semifinal de Copa del Rey entre Barcelona y Villarreal. Hernández Hernández sigue dando pasos tan firmes como seguros en su ascenso meteórico en el mundo del arbitraje. A sus 32 años ya es internacional desde enero del 2014 y el próximo miércoles dará un paso más en su constante progresión.

Lo lleva en la sangre. Y es que su padre, Gerardo Hernández Cabrera, y su tío Juan Carlos fueron árbitros de Tercera División. Por eso empezó en el mundo del arbitraje tan joven, cuando apenas tenía 11 años. Su debut fue en un Lanzarote C-Puerto del Carmen de categoría benjamín. De ahí al Barcelona-Villarreal de semifinales de Copa del Rey hay un tramo de 23 años con una escalada imparable.

Estuvo dos años en Regional Preferente, otros dos en Tercera División, tres en Segunda B y cinco en Segunda División hasta que en 2012 llegó el ascenso hasta lo más alto. Ese día llegó tras uno de los partidos de los que se siente más orgulloso, el Valladolid-Alcorcón de promoción que dio a los blanquivioletas el ascenso. Estuvo impecable, lo que le valió a él también para certificar un salto de categoría que también se jugaba.

Así, se encuentra en su tercera temporada en Primera División. Pero en su camino también ha habido borrones, manchas que en su profesión son siempre más acentuadas que los días buenos. Ha sido enviado a la 'nevera' en dos ocasiones, tras un Ponferradina-Betis de marzo de 2011 y un Valladolid-Valencia de Primera en abril del 2013. Pepe Mel y Miroslav Djukic, los entrenadores damnificados por esos errores, no tuvieron piedad. "Hay que echar a los incompetentes", "no vale para esto" o "que se dedique a otra cosa" fueron algunas de las frases que le dedicó el técnico hispalense. Mientras, el serbio aseguró que se quedó "flipando" por la acción que supuso el gol que dio la victoria al Valencia.

Pero el tiempo le ha puesto en su sitio y ahora es un árbitro internacional y considerado uno de los de mejor futuro en España. La expulsión a Cristiano Ronaldo en Córdoba el pasado 24 de enero le ha puesto en boca de toda la prensa nacional. Fue la redacción del acta -que supuso la sanción de dos partidos, por lo que Cristiano vuelve hoy en el derbi- y no la tarjeta roja lo que más discusión generó. Aún así esa decisión ha servido para poner el acento en la que está siendo una temporada con muy pocas lagunas, lo que se ha visto premiado con la designación del próximo miércoles en el Camp Nou.

Hernández Hernández es el sexto árbitro del Colegio de Las Palmas en Primera División después de Carmelo Rodríguez Martel, Tomás Jiménez Moreno, José Merino González, José Santana Páez y Alexis Pérez Pérez. Y es el único de todos ellos que ha llegado a ser internacional. En esa escala de la FIFA se encuentra, como recién llegado que es, en la tercera categoría, la más baja. Así, de momento ha dirigido partidos de selecciones sub'19 y de previa de Europa League. Pero si mantiene esta tendencia es cuestión de tiempo que en unos años dirija partidos de más élite. Después de arbitrar ayer en la Copa del Atlántico el miércoles estará en el Camp Nou dando otro paso de gigante.

Compartir el artículo

stats