El Valladolid sumó tres importantes puntos ante el Racing en un partido en el que empezó sesteando, para en la segunda parte acabar arrollando a un cuadro montañés que fue de más a menos, falló en defensa y se precipitó en ataque.

Después de una semana marcada por el temporal que ha azotado el norte de España y que dificultó la llegada del Valladolid a Santander e impidió a su afición seguir al equipo, el terreno de El Sardinero, aunque irregular, se encontró en mejores condiciones de las que se esperaban.

El Racing salió con ganas presionando al Valladolid en su campo y, aunque recuperó numerosos balones, pecó de precipitación en los pases, por lo que el juego se espesó en el arranque del partido, sin que se vieran jugadas de peligro

El Valladolid, muy ordenado, superó unos minutos de agobio en los que el Racing le ganó en intensidad y, mediado el primer periodo, tocando bien el balón, se hizo con el control del juego.

La segunda parte comenzó con la más clara ocasión del partido en un saque de falta desde la banda izquierda en la que el Racing interpretó mal el fuera de juego y Samuel remató de cabeza, completamente solo ante Mario.

El segundo gol del Valladolid, unido a algunas decisiones arbitrales, desquició al Racing, que, tras reclamar un penalti por derribo a Mariano, vio cómo sentenciaban los visitantes. Con todo resuelto, el Racing acortó distancias por medio del joven David Concha.