Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llegó la hora de las decisiones

El Granca, sin Urtasun y Newley, ha perdido los dos partidos

Llegó la hora de las decisiones

Llegó la hora de las decisiones

El Gran Canaria recibió ayer una de las peores derrotas de los últimos años. Por momentos, se vio un equipo sin alma y sin carácter; se dio por perdido el partido y con ello se rompió uno de los primeros mandamientos escritos desde hace lustros en la tabla de principios. Nadie escapa de la quema. Aíto García Reneses es tan responsable de las derrotas como de los triunfos. Igual que sus jugadores. Sin embargo, el rendimiento expuesto ante el Laboral Kutxa y las ausencias descubren errores de fondo y calado como los que se esconden en la confección de la plantilla, las carencias de la rotación y, sobre todo, la falta de reacción en los despachos de la Vega de San José.

DaJuan Summers, un jugador de condiciones fantásticas, no termina de arrancar y buena parte de la paciencia del aficionado parece haberse agotado. Levon Kendall, otro magnifico ala-pívot, sufre en exceso para defender a pívot de mayor musculatura y peso. Sigue habiendo un vacío detrás de Edy Tavares, que no puede cargar con toda la responsabilidad, como el único cinco. Mientras, el juego exterior sufre sin Brad Newley. Oliver no pudo jugar de escolta por las faltas de Bellas en el primer cuarto y se notó en la producción ofensiva. Con todo, el Granca ha sacado muchos partidos adelante con lesiones importantes. Pero, no le ha ganado ha ningún rival entre los seis equipos que, antes del inicio de la jornada, le precedían en la clasificación. El conjunto de Vitoria, entonces entrenado por el italiano Marco Crespi, es al único de los rivales de Euroliga al que los amarillos han derrotado este curso. Pero Josean Querejeta parece haberse movido más y mejor que nadie en el mercado para corregir la situación y el resultado queda claro con el marcador del Buesa Arena.

Mientras, la ACB suma 22 fichajes desde que el inicio del curso. Ninguno es del Granca pese a que todos sus jugadores, salvo Oriol Paulí, han estado lesionados en algún momento y tanto el juego interior, como la posición de los bases y los jugadores del perímetro han coincidido en sus periodos de baja. Ahora, sin Urtasun ni Newley, es el exterior lo que sufre, pero, mientras el resto de la competición refuerza sus plantillas, no se ha finalizado ningún movimiento en los despachos de la Vega de San José. En la temporada del aumento en el presupuesto, no hay reacción, algo que en el pasado reciente le costó infinidad de críticas a Himar Ojeda y, quién sabe si el cargo. Por eso, ha llegado la hora de mover ficha y corregir los errores del verano. Porque, el resto de equipos sí corrigen.

Compartir el artículo

stats