Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas La polémica y la tabla

Un mes en el ojo del huracán

El líder se ha visto perseguido por la polémica en cuatro de las últimas cinco jornadas de Liga

El colegiado Areces Franco, con la cartulina amarilla en la mano, se dirige hacia David García, con Gómez en el suelo.

El colegiado Areces Franco, con la cartulina amarilla en la mano, se dirige hacia David García, con Gómez en el suelo. LOF

Alerta roja en Pío XII. Un escudo en el punto de mira arbitral. El latir diabólico del líder se ha visto salpicado en este 2015 por cuatro arbitrajes controvertidos -ante Zaragoza, Alavés, Llagostera y Lugo-. Los amarillos han logrado mantener su estela de fuego con tres victorias en las últimas seis jornadas pero en el vestuario respira la indignación. Algo no cuadra. A pesar del discurso institucional de serenidad y respeto al gremio arbitral -liderado por el técnico Paco Herrera y respaldado por el presidente Miguel Ángel Ramírez- hay motivos para el desconcierto. ¿Se trata de una cascada de despistes arbitrales

o está justificado el malestar?

Todo se inició el 11 de enero en la tormenta roja ante el Zaragoza -en la que fueron expulsados Nauzet, Ángel López y Culio- con el árbitro ovetense Piñeiro Crespo como protagonista. La UD logró sacar el partido (5-3), gracias a un golpe de genio de Roque Mesa -para firmar el quinto con tres jugadores menos sobre el césped-. La lluvia de rojas llegó en el segundo acto y antes de una agresión -un piñazo descarado- de Rico a Nauzet Alemán. El golpe pasó desapercibido para el asistente y Piñeiro Crespo. Primer error. Luego llegarían las expulsiones del propio atacante de Las Mesas, tras un choque con Lolo, que resulta exagerada. Segundo desliz. Pero además, Willian recortó distancias para el Zaragoza con la mano. Vicente fue arrollado por un defensa en el área y no se decretó pena máxima. Las expulsiones de Ángel y Culio se escapan del debate, poco se puede objetar. Aunque el Comité de Competición elevó a la sanción al lateral internacional de Pozo a la categoría de récord (5 partidos) por dar un manotazo al preparador de porteros del Zaragoza. En el acta no se reflejó que el amarillo fue agredido previamente. Piñeiro no fue a la nevera.

Z Clemencia para Laguardia

Tras la tormenta roja no llegó la calma. En la 21ª jornada -la última de la primera vuelta- la UD visitó Mendizorroza ante un Alavés con el cuchillo entre los dientes. Una vez más, la dureza del rival amarillo no se midió con el mismo rasero. Roque sería expulsado por dos amarillas -la primera a los 25 segundos en una acción cómica-. Por su parte, un codazo de Víctor Laguardia a Araujo solo fue amarilla.

Los de Herrera arrancaban un punto bajo la tormenta perfecta: cuatro rojas en 75 minutos -los últimos 18 del duelo ante el Zaragoza y el 56 del pulso ante el Alavés cuando Roque se fue a la ducha-.

Z El criterio de Lesma López

Próxima parada: Municipal de Palamós (22ª jornada). Lesma López pasó por alto una patada salvaje que recibió Javi Castellano. En un duelo marcado por el fuerte viento, la UD recibió 6 tarjetas amarillas. El Llagostera completó más faltas (18 por 16 de los isleños) y vio dos tarjetas menos. El área jurídica de la entidad de Pío XII recurrió la sanción al zaguero y capitán David García y quedó sin efecto.

La cascada de rojas y los tropiezos ante Alavés y Llagostera obligaron a los capitanes de la UD ha tomar medidas. Alienados con Paco Herrera, se solicitó calma y se marcaron unas pautas de conducta. Respeto al árbitro y cero protestas. Valerón confirmó la nueva hoja de ruta ante el pánico de sufrir más atropellos. "Hemos hablado y somos conscientes de la situación. Conocemos la solución y se aplicará", resaltó el genio de Arguineguín, estandarte mundial de fair play.

Z Mañana aciaga de Areces

Areces Franco, de Avilés, 29 años, en su estreno en Segunda, se le fue el partido de las manos. El Lugo-UD le superó, le pasó por encima.Y perjudicó a los amarillos. Se repite el denominador común de las actuaciones polémicas. El rival, con más faltas, abusa del juego salvaje pero y ve menos cartulinas. El Lugo hizo 23 faltas -5 más que los de Herrera- pero vieron dos amarillas menos (5). Si en Vitoria fue Araujo y en Palamós Javi, en el Ángel Carro, David García resultó agredido. No hubo castigo. El líder se desmarca de las manos negras. Ha sido castigada con 68 amarillas y 5 rojas a pesar de su propuesta de toque. Apela a su fórmula total para para enterrar los fantasmas arbitrales. Es el último desafío.

Compartir el artículo

stats