Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Granca se cruza con el Cedevita

Los de Aíto levantan la cabeza en el trámite de Buducnost (83-88) y se medirán con el campeón croata en octavos

El Granca se empleó a fondo. CBGRANCANARIA.NET

El Herbalife Gran Canaria se reencontró con la victoria tras la paliza encajada el domingo ante el Baskonia. Fue en un trámite disputado en Buducnost (83-88), pues ambos equipos ya conocían su destino en la Eurocup. El rival del equipo insular en octavos de final será el Cedevita Zagreb, vigente campeón de la Liga de Croacia y que llegó a la competición procedente de la Euroliga. Será un hueso duro de roer en una eliminatoria cuya ida se disputará el 3 ó 4 de marzo y la vuelta el 11 de marzo en Gran Canaria.

Para llegar hasta allí el conjunto insular ha completado un Last 32 espectacular que culminó ayer frente al Buducnost VOLI Podgorica. Con 16 puntos, Kendall y Tavares -más 10 rebotes del caboverdiano- fueron los máximos anotadores del Granca.

Los pupilos de Aíto García Reneses, que ya habían ganado al Buducnost en la Isla por 92-69, persiguieron desde el salto inicial un nuevo triunfo continental, pero se vieron sorprendidos por la pegada de un adversario que anotó once triples antes del descanso. El Herbalife remontó en la segunda manga un primer parcial de 29-22. Conforme avanzaron los minutos el equipo canario mejoró su rendimiento y se adelantó con un tiro de O'Leary (37-38), pero el Buducnost se resistía (46-45). En la recta final del periodo la iniciativa correspondió al Herbalife, que logró alcanzar los vestuarios con una justa ventaja gracias a dos canastas de Urtasun (46-49).

En el tercer cuarto, el Gran Canaria llevó el control del juego y, desde una buena defensa, incrementó su ventaja a siete y nueve puntos (46-53 y 54-63), frente a un rival que ya daba síntomas de desconcentración en los triples. Con todo, siete puntos de Reynolds oxigenaron al Buducnost, que tampoco se jugaba nada (64-68).

En la última manga un gigante Tavares convirtió el 64-72 antes de que respondieran los montenegrinos con seis puntos. En ese momento Kendall salió al rescate y, poco después cuatro canastas del pívot amarillo colocaron un esperanzador 76-80. Un tiempo muerto local sirvió para apretar el electrónico (81-82 y 83-84), pero en la recta final el mejor fue el Granca que se dio una inyección de ánimos con una canasta de O'Leary y dos tiros libres de Tomás Bellas.

Compartir el artículo

stats