Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 'bostero' pudo ser 'gallina'

El derbi es un recuerdo del 'Superclásico' argentino para Araujo

El delantero argentino de la UD Las Palmas, Sergio Araujo, tras el entrenamiento del jueves en Barranco Seco.

El delantero argentino de la UD Las Palmas, Sergio Araujo, tras el entrenamiento del jueves en Barranco Seco. QUIQUE CURBELO

"Mis primeros recuerdos de un derbi son de Boca contra River", señala Sergio Araujo, delantero formado en el conjunto xeneize y por el que llegó cedido a la UD Las Palmas y al que llegó por un giro del destino ya que, por la pasión de su padre y familia, estuvo muy cerca de vestir la franja roja del club de los 'Millonarios'.

Los inicios del pichichi amarillo, nacido y criado en el barrio bonaerense -Capital Federal- de Villa Crespo, se produjeron sobre el firme de cemento de una cancha de fútbol sala. Araujo destacó en el cinco contra cinco, desde los seis años en el Club Atlético Atlanta, y los más cercanos a su entorno cuentan que brillaba tanto como delantero como lo hacía cuando ocupaba la posición de portero. Precisamente fue esta disciplina del fútbol, a la edad de 10 años, la que marcó su futuro y lo hizo por culpa de un golpe y una lesión, horas antes, que le hizo faltar a la prueba que tenía concertada con los responsables de la cantera de River Plate, el equipo que centra la pasión de sus familiares. Este giro del destino le llevó a otra prueba, esta vez con Boca Juniors que, tras verle 'gambetear', lo integró rápidamente a su factoría de talento y, tras pasar por todas sus categorías inferiores, en el primer equipo. Boca sigue siendo su propietario; a expensas, claro está, de que la UD Las Palmas ejecute la opción de compra que figura en su contrato con la entidad amarilla. De esta forma, Araujo pasó a ser xenieze en lugar de 'millonario', apodos por los que en Argentina reconocen a jugadores y aficionados del equipo de la Bombonera y los de Monumental.

Con 17 años Araujo debutó ante lo 37.000 enloquecidos fieles del Estadio del barrio porteño de La Boca un 13 de diciembre con Martín Palermo como compañeros. Por eso, los tambores del derbi evocan recuerdos del 'Superclásico'.

Compartir el artículo

stats