Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un central para rato

Jesús debuta en Liga ante el CD Tenerife, que le descartó en edad juvenil, y firma un partido sin fallo

Jesús controla la pelota durante el derbi ante el CD Tenerife.

Jesús controla la pelota durante el derbi ante el CD Tenerife. QUIQUE CURBELO

"Vaya y haga lo que usted sabe". Eso fue todo lo que César Luis Menotti, el 27 de febrero de 1977, le apuntó a Diego Armando Maradona en una de las bandas de La Bombonera de Buenos Aires poco antes de hacerle debutar, con tan sólo 16 años, como internacional absoluto con Argentina. "Va a entrar por Luque", le advirtió el entrenador "esté tranquilo y muévase por toda la cancha, ¿estamos?". 38 años después, Paco Herrera empleó un discurso similar para ofrecerle la alternativa en la alineación de la Unión Deportiva Las Palmas a Jesús Valentín, que ayer se asomó por primera vez en su carrera por el once titular del equipo amarillo en Liga.

Con Marcelo Silva de baja por lesión, David García sancionado y Christian Fernández fuera de circulación por decisión técnica, a Herrera no le dio un ataque de miedo escénico ante la posibilidad de hacer debutar a Jesús -presente en tres partidos de Copa del Rey a lo largo de este curso- en un derbi. El central, de 24 años, tinerfeño y con pasado en la cantera del CD Tenerife, fue la apuesta de un entrenador que, en la víspera, ya levantó la mano para dejar constancia de su total confianza en el joven futbolista. "Estoy tranquilo porque es Jesús", admitió el entrenador barcelonés antes de apuntar que "hay otros chicos jóvenes que sí tienen esta presión añadida de lo que es un derbi. Pero en este caso es un partido con el estadio lleno y que lógicamente a un jugador joven le puede pesar. Pero a él no, estoy seguro que no".

Seguridad de veterano

Con todas esas referencias sobre el papel, Jesús no dio ningún paso en falso sobre el césped. El día de su debut en Segunda División, el joven central se desenvolvió por el campo como un experto veterano. Mezcló bien con Aythami Artiles en el eje de la zaga y no cometió ni un solo desliz frente a la delantera del CD Tenerife. Sobrio al dar salida a la pelota, rotundo al alejar los problemas de su zona de influencia. Así se movió por el terreno de juego un futbolista que, una hora después del pitido final, reconoció en la zona mixta que "me he encontrado bien, tranquilo y sin nervios". "Los compañeros", subrayó, "me han ayudado en todo momento y eso me ha facilitado todo".

El destino reservó la fecha del estreno de Jesús en el fútbol profesional para un derbi canario. Enrolado en las filas de la UD Las Palmas desde 2012 -cuando Tonono cerró su incorporación procedente de la UD Ibarra-, el defensa se topó ayer en el Estadio de Gran Canaria con un equipo, el CD Tenerife, que no apostó por él durante su etapa de juvenil: tras pasar un año en la entidad blanquiazul fue descartado.

Desde entonces, su progresión ha sido constante y manifiesta. En Las Palmas Atlético, a las órdenes de Víctor Afonso y en plena competencia con compañeros como Carlos Gutiérrez, Álvaro Arencibia u Óscar Pérez, el futbolista tinerfeño se convirtió en una figura elemental para entender el ascenso del filial amarillo a Segunda B en 2013. Brilló como central y como mediocentro -en Tuilla, en el partido de ida de la eliminatoria que certificó el salto de categoría del conjunto grancanario, fue el mejor en la medular-, polivalencia que encandiló a Herrera durante la última pretemporada y que le abrió las puertas del primer equipo.

Cuando todo el mundo adjudicaba una de las fichas profesionales de la UD a Carlos Gutiérrez -habitual en el día a día del conjunto amarillo durante los últimos años-, Herrera apostó por Jesús. "Es un jugadorazo", ha repetido el entrenador barcelonés durante los últimos meses a todo aquel que le ha preguntado por el central tinerfeño.

En el derbi, con el CD Tenerife plantado sobre el verde como un animal herido que pelea por evitar el descenso a Segunda y ante la mirada atenta de 28.032 espectadores, Jesús dio una lección de saber estar. En el minuto 14, Maxi Pérez le retó con el primer pulso. La respuesta del defensa de Las Palmas fue exquisita: le rebañó la pelota al delantero blanquiazul junto a la izquierda. Pasada la media hora de juego, se anticipó al desmarque de Suso en su zona de influencia. Y a once minutos del final no le dio ni un milímetro de ventaja a Ifrán.

La UD Las Palmas tiene central para rato con Jesús.

Compartir el artículo

stats