Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas Polémica

Un fisioterapeuta de la UD señala a Suso como su agresor

Juan Naranjo, miembro del cuerpo médico amarillo, pierde parte de una pieza dental tras recibir un golpe

Juan Naranjo, golpeado.

Juan Naranjo, golpeado. QUIQUE CURBELO

El derbi entre la Unión Deportiva Las Palmas y el CD Tenerife acabó a tortas en el túnel de vestuarios. Tras un partido intenso, pero sin acciones violentas sobre el terreno de juego, varios jugadores del equipo blanquiazul llegaron a las manos con miembros de la seguridad del Estadio de Gran Canaria en el túnel de vestuarios después de que Raúl Cámara -supuestamente y según varios testigos- tirara de la parte superior del disfraz de la mascota del equipo amarillo. En la refriega, el peor parado resultó ser Juan Naranjo, fisioterapeuta de la UD, que perdió parte de una pieza dental. El recuperador señaló, en una conversación con LA PROVINCIA/DLP, a Suso como su agresor.

Todo parecía en calma instantes después de que Medié Jiménez, árbitro del partido, decretara el final del duelo. Los jugadores de ambos equipos se repartieron, entre aparente cordialidad, saludos sobre el césped y los futbolistas del CD Tenerife se desplazaron hasta una esquina del estadio, donde se mezclan las gradas de Tribuna y Curva, para agradecer a los 600 aficionados blanquiazules presentes el apoyo durante todo el encuentro.

La armonía saltó por los aires justo después, cuando parte del equipo visitante encaró el túnel de vestuarios. Raúl Cámara, supuestamente, realizó varios gestos despectivos a la grada de Naciente y tiró por la parte superior del disfraz de la mascota de la UD Las Palmas, acto por el que fue reprendido por varios miembros de la seguridad del Estadio de Gran Canaria.

Fue ahí cuando se formó una tángana en la que participaron Vitolo, Suso, Aridane -que en las imágenes intenta mediar para calmar los ánimos- y el propio Cámara. Y en medio del lío estuvo presente Juan Naranjo que, según su propia versión, recibió un golpe en la boca de Suso y perdió parte de una pieza dental. Al abandonar el Estadio de Gran Canaria, el fisioterapeuta de la UD Las Palmas no tenía en sus planes la posibilidad de denunciar al extremo del CD Tenerife. La bronca tuvo que ser disuelta por miembros de la Policía Nacional.

Al aterrizar en Los Rodeos, Suso intentó restar importancia al incidente. "Nos sentimos acorralados en el túnel de acceso al vestuario", aseguró el futbolista de Taco. "Todo había ido bien", añadió, "nos saludamos los futbolistas de ambos equipos con deportividad y cuando íbamos camino del vestuario, se forma una tángana. Esa acción final no debe manchar el derbi, un partido bonito y bastante limpio".

"Nosotros", recalcó Suso, "sabemos lo que ha pasado y poco más tenemos que decir; no tuvimos problemas con ningún jugador de la UD". El atacante, además, puntualizó que "yo estaba allí, junto a todos mis compañeros". "Fue", agregó, "una tángana que no tiene que ir a mayores, porque ya sabemos cómo son las redes sociales, donde se dice y se comenta de todo. Lamento que mi nombre aparezca en las redes sociales; tengo familia, tengo hijos, pero no le quiero seguir dando bombo a este asunto".

Compartir el artículo

stats