Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto Liga Endesa

La realidad supera al Herbalife

El Unicaja vence a los amarillos por 77-68 y saca a los de Aíto de los puestos de 'Playoff'

Agradable sorpresa.

Agradable sorpresa.

Todo hubiera sido idílico si el Herbalife Gran Canaria, más de una semana después de la eliminación de su Copa, hubiese llegado a casa del líder, ganase y despertara de su letargo. Si hubiese podido evitar sus vicios, corregir los errores y volar. Si hubiese dejado atrás todo eso, si se llegara a alcanzar el Granca deseado, sobrarían todos los condicionales y los verbos en modo subjuntivo repetidos ahora.

Y es que la realidad siempre suele ser superior a los deseos. Al menos, lo es hoy con el equipo claretiano. El Herbalife Gran Canaria encajó en Málaga frente al Unicaja su undécima derrota de la temporada (77-68), en un partido que demostró por qué los andaluces son líderes de la clasificación de la Liga Endesa y por qué los amarillos van a tener que pelear mucho para llegar al play-off por el título. De hecho, si hoy se jugaran las eliminatorias por la ACB, el Granca no estaría en ellas. El equipo de Joan Plaza manejó el tiempo del partido a la perfección, nunca se desesperó y jugó con las hechuras de un equipo que esta temporada está en otro nivel, muy lejos por ahora de lo que el Herbalife Gran Canaria puede llegar a ser.

Sin embargo, el inicio del partido fue alentador para el equipo grancanario. El técnico del conjunto insular, el madrileño Aíto García Reneses, salió con Tomás Bellas, Kuric, Newley, O'Leary y Tavares en pista. Enfrente, Markovic, Toolson, Kuzminskas, Thomas y Golubovic. El conjunto claretiano salió con las ideas claras: aplicarse en defensa y correr. Newley puso los primeros cuatro puntos en el marcador, con dos entradas a canasta marca de la casa.

Tavares imponía. Primero, en defensa, con dos tapones seguidos que advertían lo que podía pasar si alguien se atrevía a molestar en su casa. Después, con un mate -a la postre única canasta del caboverdiano en todo el partido- que tambaleó el tablero del Carpena. Una jugada antes, Toolson, el mejor del partido con 18 puntos y 19 de valoración, señaló con un triple el camino que el Unicaja iba a encontrar para enderezar el rumbo. Las tres canastas posteriores que anotaron los de Joan Plaza fueron desde más allá de la línea de 6,75.

Kuzminskas, con dos triples consecutivos, y Granger se animaron a voltear el marcador (16-12).

Inspirado Salin

Aíto García Reneses se percató de la situación y pidió tiempo muerto. Ajustó la defensa e hizo de la presión una herramienta con la que anular por unos minutos el vendaval del Unicaja. Sasu Salin, desde el banquillo, se animó a sumar. El finés se pidió un menú completo: canasta, un tiro ibre y un triple. Seis puntos claves para que el Granca voltease el marcador y se fuese dos puntos por delante al final del primer cuarto (17-19).

Nuevo cuarto y nuevo triple de Salin. Tres puntos que hacían crecer el parcial de 1-10 a favor del Herbalife. El Unicaja estaba en tránsito. A los malagueños les costó situarse en pista, colocar las ideas y empezar a dejar atrás los problemas en los que les puso el Granca durante el primer cuarto. Con un parcial de 10-0, el Unicaja le daba la vuelta al marcador (27-22). Además, la rotación malagueña mermaba poco a poco los recursos del Gran Canaria, que no conseguía contrarrestar el talento malagueño.

Ahogados en su propia inoperancia ofensiva, el equipo de Aíto comenzaba a deslizarse en los mismos pecados de esta temporada. A rachas anárquicos, con más entrega que pizarra y cabeza, el Gran Canaria se perdía en ataque. En el otro aro, el acierto de Kuzminskas -14 puntos al descanso-, Vázquez y Toolson dispararon al Unicaja para llegar al descanso con una renta de 12 puntos que mostraban un 42-30 en el marcador del Carpena.

Al regreso del tercer cuarto Bellas quiso envalentonar al equipo con dos bombas consecutivas casi idénticas. De nuevo con Tavares en pista, Unicaja repitió fórmula: sacar el balón lejos de la zona. Dos triples seguidos de Thomas y Kuzminskas subieron la diferencia a 16 puntos (52-36). Sin la corbata apretando el cuello, Unicaja templó su juego para dejar al Gran Canaria a trece puntos al término del tercer periodo (60-47).

El Herbalife se remangó. Summers, inédito hasta entonces, salió a la pista. Él inició el marcador del último cuarto con un tiro de dos al que siguió un buen gancho. Un triple de Bellas puso en 10 puntos el duelo (64-54). Pero Germán Gabriel, en el siguiente ataque y con otro tiro de tres puntos, y Vázquez con un mate, hirieron de muerte al Granca. El Unicaja amarró el partido y los de Aíto sumaron su undécima derrota del curso -sólo una menos que el pasado año a falta de 12 partidos-, que les saca fuera de los play-off por el título. De momento, la realidad supera los deseos.

Compartir el artículo

stats