Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas La resaca del derbi

La depresión del líder

La UD, tras apiadarse del Tenerife, solo ha sumado diez puntos de los últimos 21 en litigio

La depresión del líder

La depresión del líder

La galaxia amarilla, en el diván. Los ecos macabros de la tormenta roja siguen latentes en el corazón de la UD. Los de Herrera solo han sumado 10 de los últimos 21 puntos. El disparatado recital del 11 de enero ante el Real Zaragoza (5-3), con las expulsiones de Nauzet, Ángel López y Culio -tres rojas en 120 segundos- dibuja una frontera diabólica. En las últimas siete jornadas, solo se contabilizan dos victorias y por la mínima ante Mallorca (2-1) [sellada en el 89 de penalti por Momo] y Racing [en un remate de Nauzet Alemán que contó con la colaboración del defensa rival Juanpe].

Con esa 21ª jornada como punto de partida, en una clasificación virtual, los amarillos marcharían décimos con 10 puntos. El empate ante el Tenerife (1-1), el pasado domingo, en el clásico canario, confirma el estado gripal en esta lucha encarnizada por el ascenso. Un escudo a la caza de soluciones. Ante un equipo al borde del abismo, a dos puntos del descenso a 2ªB, y con la etiqueta del segundo peor visitante -solo han sumado seis puntos lejos del Heliodoro-, la UD se atascó y dilapidó sus credenciales de fantasía. Saltó por los aires el disco duro de la mejor destilería de talento.

A estas alturas, pero en la primera vuelta, tras caer (2-1) en el Heliodoro, el cuadro amarillo contaba con 13 puntos y 13 goles en la sexta jornada. En ese mismo tramo pero en la segunda vuelta, en el expediente amarillo lucen cuatro puntos menos (9) y cinco dianas. Y en el horizonte, esperan Sporting de Gijón [este domingo y desde las 18.00 horas en El Molinón] y el Real Betis el 15 de este mes en el Gran Canaria, a las 11.00 por Canal Plus]. Con Culio y Viera 'ko' por lesión, la depresión exige cambiar de cromos. Momo, Roque y Vicente se visten de salvadores para la UD.

De Momo a Vicente Gómez

La UD, imperturbable al frente de la tabla en las últimas 16 jornadas, ha perdido su registro de Armani. El club se ha hipotecado a Culio -que nunca ha sido suplente-. Una pieza de furia y jerarquía en la primera vuelta pero que se ha ido apagando con el paso de las jornadas. La irrupción de Viera, con un tanto mesiánico ante el Alavés en Mendizorroza, tampoco ha sido determinante. Se espera más del genio de La Feria. Ahora estará al menos un mes de baja. Una situación que abre la puerta a Momo, que aportó verticalidad ante el Tenerife, y se ha esfumado del once titular de la UD. Su última presencia de inicio se remonta al 21 de diciembre ante Osasuna. Ahora, ante las bajas de Viera y Culio, Momo lidera la lista de vengadores. Sin olvidar la clase y el talento de Roque Mesa -gigante ante el Zaragoza con un gol para el recuerdo con tres jugadores menos-. Valerón también respira en este grupeto de actores que demandan más minutos. El Flaco encadena dos partidos sin pisar el césped (contabiliza unos 269' en Liga). Su lección magistral ante el Mallorca le confirma como otra de las variantes. Pero es Vicente, un rostro de caviar, el que respira bajo las tinieblas.

Ante el Tenerife no disputó ni un segundo y en la penúltima jornada en el Municipal de Santo Domingo de Alcorcón fue descartado. Llegador y con capacidad de sorpresa con veneno, Vicente Gómez ya lució su instinto heroico en Valladolid con un gol de bandera. Generar sin piedad. La UD piensa en El Molinón con la necesidad de poner fin a su gripe. En un curso brillante, siempre en la zona noble de la tabla, los amarillos afrontan un tramo clave. Restan 15 batallas. Tutear a los colosos de plata -Sporting y Betis- es la mejor terapia. Y dejar atrás el amargo sabor del derbi. El gigante amarillo ultima su venganza.

Compartir el artículo

stats