Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto Liga Endesa

La deuda pendiente del Granca

El Herbalife no ha ganado este curso a ninguno de los seis primeros y este domingo recibe al Barcelona

La penúltima, contra el Barcelona.

La penúltima, contra el Barcelona. QUIQUE CURBELO

El matagigantes por excelencia ha perdido la costumbre. El Herbalife Gran Canaria, que lleva casi toda su vida con esa bendita etiqueta pegada al cuello, necesita ganar mañana al Barcelona (12.30 horas, TV Canaria) en el Gran Canaria Arena si quiere conservar esa tradición. Esta temporada el equipo amarillo no ha ganado ningún partido a los seis primeros clasificados -Unicaja Málaga, Real Madrid, Barcelona, Bilbao Basket, FIATC Joventut y Valencia Basket- y el reto que se le presenta este domingo es mayúsculo.

Pero la entidad amarilla ha convertido en un ritual en la última década someter a al menos uno de los mejores clubes de la Liga ACB por temporada en la competición regular. Siempre uno, como mínimo, de los equipos que acaba entre los cuatro primeros hinca la rodilla en la Isla, e incluso a veces a domicilio. Ni Real Madrid ni Barcelona, los dos presupuestos más altos, se han librado. Es como una ofrenda del equipo a su entregada afición, que además viene de llevarse el palo más duro de los últimos tiempos con la derrota de hace dos semanas en cuartos de Copa. Así, nada mejor para reconciliarse con la grada que recuperar su tradición favorita. El Herbalife tiene una deuda pendiente con su gente.

El último triunfo ante uno de los mejores equipos de la Liga Endesa se remonta al final del curso pasado. Por entonces cayó en dos ocasiones casi consecutivas el Unicaja Málaga. La primera, que significó la primera gran hazaña en el Gran Canaria Arena, fue en la penúltima jornada de la liga regular gracias a un triple de Ben Hansbrough a ocho segundos para el final (67-65). Luego ambos equipos se enfrentaron en el Playoff y los amarillos forzaron el tercer partido de la eliminatoria de la mano de Oliver, autor de 18 puntos (63-62).

Había sido la mejor temporada regular del Gran Canaria en su historia con 22 victorias y 12 derrotas, pero los de Joan Plaza fueron los únicos de los cuatro grandes que cedieron ante los claretianos, prueba irrefutable del altísimo nivel al que compitieron Barcelona, Real Madrid y Valencia.

El Barça, víctima habitual

Y es que incluso en la peor temporada reciente del cuadro grancanario cayeron gigantes en el Centro Insular de Deportes. Fue en la 2011/12 y el equipo amarillo al menos dio a su gente la alegría de superar al Barcelona (93-90), que llegaba como líder, en un partido eterno con dos prórrogas.

Ningún rival mejor que el de Xavi Pascual para levantar la moral de una afición tocada y que en la Eurocup encontró un estímulo gracias a la convincente victoria en Zagreb. El Barcelona es el gigante que mejor se le ha dado al Gran Canaria en esta década. Hasta nueve enfrentamientos de los 19 de este período en la liga regular se los ha llevado el conjunto insular. Y ningún momento más oportuno que éste para brindar un gran día a la parroquia amarilla.

El rival culé realizó un gran esfuerzo el jueves en Atenas, donde venció por 77-81 al Panathinaikos. Además no sería la primera vez que resbala esta temporada ante un enemigo que no es de "su liga". Ya fue sorprendido ante el Baloncesto Sevilla (85-74), el Movistar Estudiantes (102-96) y el Rio Natura Monbus (79-67). Además, los finalistas de la Copa del Rey también han sido superados por FIATC Joventut, Bilbao Basket y Laboral Kutxa, su última derrota en la Liga Endesa allá por el 25 de enero. Son habituales los lapsus del conjunto de Xavi Pascual durante la temporada, si bien en el último mes parece haber adquirido velocidad de crucero con la Copa del Rey de por medio.

Sin embargo, muchos de sus jugadores, en especial el histórico Juan Carlos Navarro, recordarán al pisar la Isla las derrotas encajadas. De hecho en la temporada 2012/13 cayeron tanto en el Centro Insular de Deportes como en el Palau Blaugrana. Brad Newley, Tomás Bellas y Eulis Báez son los únicos supervivientes de aquel recordado curso en el que el club claretiano alcanzó las semifinales de la Copa del Rey y del Playoff de la Liga Endesa.

La fortaleza del CID

La mayoría de esos recuerdos van emparejados al recinto de la Avenida Marítima, donde los gigantes siempre se han sentido incómodos. El Herbalife tiene como uno de sus principales deberes para los próximos años trasladar esa sensación el Gran Canaria Arena, cuya amplitud hace más complicado generar esa presión.

Pero el envite de mañana, con todos los jugadores sanos, excepto Fabio Santana, se presenta como una gran oportunidad para repetir esas viejas hazañas. Y que sirva, de paso, de punto de inflexión.

Compartir el artículo

stats