Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gimnasia rítmica El reportaje

La estrella inmarchitable

Yanira Rodríguez, excomponente de la selección española, prolonga su carrera en el Club Praxis de Santa Lucía de Tirajana, donde también ejerce como su entrenadora

Yanira en una acrobática postura durante una competición nacional.

Yanira en una acrobática postura durante una competición nacional. Sport Eventos

Yanira Rodríguez García (Las Palmas de Gran Canaria, 1994) se aferra al tapiz. Una de las mejores gimnastas rítmicas canarias en los últimos años continúa en activo tras superar una operación, a una edad en la que muchas deportistas de esta disciplina ya han concluido su carrera, y se plantea recuperar el primer puesto regional.

Con apenas 6 añitos, y tras un fugaz paso por el ballet que no le satisfizo, los padres de Yanira Rodríguez decidieron que la mayor de sus cuatro hijos, por entonces alumna del colegio Mesa y López, practicase la gimnasia rítmica como actividad extraescolar.

De esa forma, comenzó a entrenar en el pabellón de Tamaraceite, cercano a su vivienda de Lomo Los Frailes, formando parte del Club Elegua. Allí, nada más verla ejercitarse, la entrenadora Dácil Melián descubrió que Yanira estaba especialmente dotada como gimnasta.

Según la propia Yanira, "Dácil le dijo a mi madre que yo tenía mucha flexibilidad y que era muy atrevida. Ciertamente, tenía muchas ganas de aprender y lo intentaba todo, aunque me cayese de boca".

Concentrada desde muy joven

Su imparable progresión le abrió las puertas de la selección española junior, quedando concentrada en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid a los 14 años: "Mi padre no veía muy claro que me marchase siendo tan joven, pero mi sueño era formar parte de la selección".

Yanira Rodríguez reconoce que los primeros meses en la capital "fueron duros, pero en ningún momento me planteé volver. La exigencia era muy grande, con seis horas diarias de entrenamiento, más las clases y estudiar. Apenas conocí Madrid, pese a vivir allí durante tres años".

La gimnasta asegura que "la experiencia a nivel deportivo y personal fue estupenda. En el plano deportivo, lo más destacado fue el cuarto puesto por conjuntos en el Europeo junior en 2009 en Bakú (Azerbaiyán), y personalmente maduré antes de tiempo, y conservo muchas amistades".

Por desgracia, el infortunio se cebó con ella, pues una lesión en el tendón de Aquiles de su pierna izquierda precipitó su salida del equipo nacional: "La seleccionadora -la bielorrusa Anna Baranova- decidió que volviese a la Isla a recuperarme, lo cual fue un palo muy grande, porque yo sabía que no regresaría a la selección, ya que cuando dejas el equipo buscan gimnastas más jóvenes, que tengan una vida deportiva más larga".

Lejos de venirse abajo, Yanira comenzó a entrenar en el Club Praxis, dirigido por Nieves García Pinalla, donde estaba como entrenadora Ainara Martín, con la cual ya había coincidido en el Elegua, "y que es como mi hermana mayor, pero cuando aumentaba la exigencia volvía a padecer dolores".

Así, la joven gimnasta tuvo que ser intervenida quirúrgicamente por el doctor Gerardo Garcés a principios de diciembre de 2012. Al menos, sacó como positivo que, tras estar durante un extenso periodo previo a la operación en manos de diversos fisioterapeutas, se interesase por estudiar Fisioterapia, carrera que concluirá el próximo año.

Yanira compagina hoy en día sus estudios con los entrenamientos, y también imparte clases a algunas de las 200 niñas que integran el Club Praxis, uno de los principales referentes de la gimnasia rítmica canaria.

En concreto, transmite sus conocimientos a un grupo de quince niñas de entre 6 y 9 años, con proyección para tomar parte en la competición absoluta, aunque asegura que "disfruto más como gimnasta, porque como entrenadora paso muchos nervios en los campeonatos".

Compartir el artículo

stats