Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carreras por montaña The North Face Transgrancanaria 2015

Grinius: "Me vino bien haber estado entrenando en la Isla en enero"

"Tuve una pájara en Teror, que no sabía ni dónde estaba", señalaba la favorita Nuria Picas ante la dureza de la prueba

Los tres primeros de la Transgrancanaria

Los tres primeros de la Transgrancanaria RAPETTI

Hay corredores de montaña que vienen de otra galaxia y la isla de Gran Canaria tuvo el honor y privilegio de ser testigo de su fuerza sobre el terreno, en todas las modalidades de la The North Face Transgrancanaria 2015. LA PROVINCIA/ DLP recogió en línea de meta las primeras impresiones, sensaciones, claves de la carrera y próximos desafíos dentro de la UltraTrail World Tour (UTWT) de los grandes favoritos del ultrafondo.

El año pasado quedó en la posición número 11, pero a la segunda fue la vencida para Gediminas Grinius. Este soldado del Ministerio de Defensa de Lituania se coronó campeón ayer de la prueba reina de 125 kilómetros con una superioridad aplastante y una salud de hierro. "La primera parte es muy difícil para las piernas hasta Tamadaba, porque en mi país no hay grandes montañas donde entrenar, pero la parte llana fue muy fácil", explicó el vencedor, de 35 años, que ahora mismo reside en Polonia, donde trabaja para la OTAN. Su próxima gran cita en el calendario de ultrafondo es The Western States (California) en Junio.

"Cuando crucé la línea de meta, estaba muy feliz, pero estaba buscando a mi familia, porque me echaron de menos y querían disfrutar esta victoria conmigo", destacó Grinius. Sus entrenamientos previos el pasado enero en Artenara han dado sus frutos para adaptar su cuerpo al clima. "Quería comprobar el terreno porque es muy importante durante la carrera saber en qué partes puedes apretar", explicó el lituano. "Algunos corredores son más rápidos que yo, pero tuvieron problemas, y yo no los tuve, fue mi día", añadió.

Nuria Picas está hecha de otra materia. Ha revalidado su título del pasado año en la XVI edición de la Transgrancanaria 2015, una carrera no exenta de dificultades para ella. "En Teror tuve una pájara de estas descomunales que no sé ni dónde andaba", comentó la atleta de 38 años. La corredora de Manresa tuvo palabras de agradecimiento para el público isleño. "Muchas gracias a todo el pueblo canario porque la verdad es que me han ayudado muchísimo durante todo el recorrido, animando, os quiero muchísimo, es una suerte estar aquí y convivir con esta gente desde el principio hasta el final". Su próximo reto: el Himalaya.

El noruego Didrik Hermansen dio la campanada al terminar la modalidad Trans en segundo lugar. "Seguí mi plan, guardé fuerzas en las primeras 10 horas, incluso en las bajadas, y empecé a apretar después de Tunte", desveló el corredor natural de Oslo. Se sintió con muchas fuerzas, incluso pensó que podía ganar, pero reconoció con deportividad que Grinius estaba "demasiado fuerte". "A veces estuve 15 minutos por detrás de él, y luego 11, 10, 9, 7, entonces era posible vencer", comentó. Acabó en quinta posición el año pasado, pero en la categoría Advanced en su primera vez. "Para mí esto es nuevo, no esperaba esta segunda posición, y sólo quiero disfrutar del momento", esto fue lo que pensó el noruego cuando cruzó la meta en ExpoMeloneras.

Hubo dos momentos para Antoine Guillon, tercer clasificado en la prueba reina de 125 kilómetros, que marcaron un antes y un después en su carrera ayer. En Teror era el tercero, pero 10 minutos más tarde, bajó hasta la séptima posición, porque estaba "un poco mareado", pero después de Roque Nublo empezó a sentirse mejor, "a ir más rápido".

Para el de Montpellier ésta era su tercera participación en la The North Face Transgrancanaria. En 2012, finalizó cuarto y en 2014, quinto. Ayer consiguió entrar en el podio de los grandes, con el apoyo de su esposa Anne Guillon, que estuvo pendiente de él para animarle durante toda la carrera y le esperó en la línea de meta para recorrer desde la barrera y con la vista los últimos metros que, por momentos, parecieron interminables.

Uno de los norteamericanos que pudo dar la sorpresa por primera vez en la Transgrancanaria fue Anton Kupricka, pero no pudo ser. Acostumbrado al clima de su tierra natal, su cuerpo acusó las altas temperaturas, la calima y el viento, que hicieron aun más cuesta arriba su participación. "Hacía mucho calor para mí, el tiempo en Colorado es frío", explicó minutos después de cruzar la línea de meta. Las quinielas apuntaban que conseguiría estar en el podio, pero acabó sexto, por detrás del francés Cyril Cointre.

De Pau a Pau. Este año uno de los grandes, Pau Bartoló, tuvo que abandonar en la categoría reina, pero aún quedaba otro Pau en carrera, en otra modalidad, la Advanced. El catalán Pau Capell consiguió doblegar a los dos favoritos a priori, el tinerfeño David Lutzardo y el marroquí Zaid Ait Malek, en alrededor de 7 horas y 45 minutos. Entró apretando los dientes al grito de '¡Sí!' y con los brazos mirando al cielo grancanario. "Este deporte me apasiona, el año que viene, voy a por la grande, la Trans", aseguró la joven promesa de 23 años, que calificó las subidas como "matadoras".

La gran esperanza del running canario era, una vez más, Yeray Durán. El grancanario acabó por retirarse, aunque no fue como consecuencia de las inclemencias del tiempo. "Tuve una lesión en el pie y ello me llevó al abandono. Esto es así y hay que aceptarlo, porque no puedes hacer nada para evitarlo. Sin embargo, disfruto aquí en la meta de la llegada de otros corredores".

El marroquí Zaid Ait Malek, afincado en las islas, se mostraba muy contento en la llegada de ExpoMeloneras. "Partía entre los favoritos, pero me he hecho daño en un pie y no he podido rendir al máximo durante más de media carrera, pero al final he logrado un tercer puesto muy satisfactorio, aunque no ha sido nada fácil porque el ritmo de la carrera era fortísimo".

Compartir el artículo

stats