Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tavares se pone las pilas

El pívot caboverdiano del Granca despierta de su letargo inicial en el último cuarto y cosecha un total de 11 rebotes y cuatro tapones

Tavares se pone las pilas

Tavares se pone las pilas

Dos Tavares diferentes. El feudo del Gran Canaria Arena fue testigo de la transformación del pívot caboverdiano, hasta el tercer cuarto y en los diez minutos finales. Edy arrancó el partido como un gigante aletargado, a remolque de sus más directos oponentes, mucho más despiertos en defensa y ataque, como Ante Tomic, Justin Doellman, Tibor Pleiss y Maciej Lampe. "La clave fue que tenía que ponerme las pilas, sabía que me estaban ganando", aseveró Tavares. Y así sucedió en el último cuarto.

Un encuentro contra un grande como el Barça exigió un plus de concentración y esfuerzo físico por parte de toda la plantilla del Herbalife Gran Canaria. El ímpetu de los bases Tomás Bellas y Albert Oliver en su entrada en cancha tuvo un efecto viral en el resto. Y el caboverdiano también se contagió. Aunque al final anotó menos puntos en el duelo de altura, siete frente a los 14 de Doellman, la decena de Tomic, o los cinco de Lampe, Edy les ganó la partida con su festival de rebotes, tanto defensivos como ofensivos, con un total de 11 (10+1), mientras que el alero americano ejecutó ocho, el pívot croata realizó seis y el polaco sólo uno. Además, Tavares se hinchó a tapones, cuatro en total, frente al solitario gorro del alemán Tibor Pleiss para los pupilos de Xavi Pascual en todo el encuentro. En lanzamientos de dos puntos, el caboverdiano de 22 años aventajó con un 66% de efectividad a sus dos máximos rivales en el último periodo, Doellman (57%) y Tomic (55%).

Edy firmó un final decisivo. Empujado por el revulsivo de los bases amarillos y el calor del público isleño, supo definir en aquellos momentos en los que sus compañeros más le necesitaban, con dos recuperaciones de balón y un mate, vitoreado por la afición que colocó al equipo local cinco puntos arriba del Barça (73-68).

A falta de 15 segundos para concluir el encuentro, el caboverdiano convirtió un tiro libre, de los dos disponibles, un punto que sin duda valió una victoria, pues el Granca se escapaba así de cuatro puntos (74-70), como reflejaba el videomarcador, y reducía casi a cero las posibilidades del poderoso FC Barcelona. "Pensé que iba a meter los dos, el primero no entró, pero sabía que el segundo iba a entrar, tenía la seguridad", explicó Tavares.

El juego interior sigue siendo una asignatura pendiente para los de Aíto García Reneses. Tavares no podía estar en todos los lados para frenar al equipo culé, que en varias ocasiones encestó a placer gracias a Huertas, Tomic y Doellman, entre otros. Si bien el Granca se mantuvo en general bien posicionado durante el partido, en alguna ocasión llegó tarde al marcaje de jugadores peligrosos que anotaban tanto bajo el aro, al ganar la espalda de los amarillos, como desde la línea de 6,75 metros.

Compartir el artículo

stats