Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto La contracrónica (31ª jornada)

El turno de los secundarios

Sasu Salin y Paulí desbordan al Valencia con su agresividad

El alero finés del Granca, Sasu Salin celebra una de sus triples, ayer frente al Valencia Basket Club.

El alero finés del Granca, Sasu Salin celebra una de sus triples, ayer frente al Valencia Basket Club. QUIQUE CURBELO

Cuando el equipo titular del Herbalife Gran Canaria se sienta en el banquillo con Tavares a la cabeza, que no cunda el pánico. Aíto ha dado con un segundo cuadro amarillo. El partido contra el Valencia Basket (90-76), a día de hoy quinto de la tabla, fue el turno de los hombres secundarios, aquellos jugadores con menos minutos en sus piernas hasta la fecha. Llegó la oportunidad para Sasu Salin (168'), máximo anotador del encuentro con 19 puntos, y Oriol Paulí (234'), que sumó siete.

Los aleros finés y catalán desbordaron a la retaguardia valenciana con su agresividad en ataque y explosividad en defensa. Solidarios con sus compañeros, ambos interceptaron balones y contagiaron al resto de la plantilla para encarrilar un choque que se les complicó en el tercer periodo, pero que enderezaron con temple y excelente muñeca en juego interior y exterior.

El Gran Canaria Arena albergó un duelo intenso, donde los espectadores no podían despegar sus ojos de la pista. Ambos conjuntos imprimieron un ritmo frenético, en especial el Granca, con continuas rotaciones, en las que Salin y Paulí figuraron entre las bisagras clave del engranaje amarillo. Los números del hombre de Helsinki rompieron el electrónico del feudo local: 19 puntos, seis de nueve desde el perímetro (67%), cinco rebotes (cuatro defensivos y uno ofensivo, sólo por detrás de 'Big' Edy, con ocho), una recuperación y 22 de valoración. Junto con Newley y Kuric, el alero finés de 23 años quemó la línea de 6,75 metros con sus lanzamientos.

Aunque Salin no salió en el quintento inicial, demostró su potencial desde el primer minuto del que dispuso y se lanzó a la cancha cargado de electricidad. Con Aleks Maric, el nuevo fichaje del combinado claretiano, construyó agresivos movimientos defensivos en los primeros compases del primer cuarto, como el marcaje sobre Nemanja Nedovic, un dos contra uno que provocó la pérdida de balón del base serbio del Valencia Basket, que luego materializó Albert Oliver en dos tiros libres tras forzar una falta. A continuación Sasu Salin estrenó en su cuenta personal con un triple que distanciaba a los isleños por 17-5.

Entre el final del primer periodo y el segundo los guerreros de Carles Duran empezaron a hacer de las suyas con los triples del ala-pívot norteamericano Harangody y del pívot serbio Dubljevic, pero Salin respondió cuando su equipo más le necesitaba. El de Helsinki no se lo pensó dos veces para armar su brazo y muñeca desde la línea de 6,75 metros para asestar un 30-23, y así siguió durante el tercer y el último tramo del encuentro hasta que se lesionó.

"Estoy muy contento por el partido. Valencia es un gran equipo, nos hemos preparado bien durante la semana, jugamos duro y al final tuvimos la recompensa", afirmó Salin en zona mixta al término del choque contra los taronja. La explosividad del 9 amarillo ayudó a reconducir un partido que se atravesaba en el tercer cuarto, cuando un triple del base belga Van Rossom colocó por delante al Valencia por primera vez en la pugna por 50-51. Primero Newley, de dos, y Salin con un doblete de triples, hicieron al cuadro claretiano voltear el duelo 58-53.

El vuelo de Paulí

A punto de cumplir 21 años el próximo 20 de mayo, Oriol Paulí ha echado sus alas a volar. El alero de Girona saltó rabioso a la pista como titular en el minuto uno, con ganas de demostrar su valía y desplegar su mejor juego. Un leopardo sin miedo y ágil de piernas. Así penetró ayer en el pintura valenciana y abrió el electrónico del Gran Canaria Arena con una canasta de dos. Aunque anotó siete puntos en total, su presencia en la cancha también supuso un revulsivo como Salin. Los taronja no podían frenar su galopada y en alguna ocasión terminó por los suelos.

Sus manos fueron certeras en todo: dos tiros de dos puntos, un triple, tres rebotes defensivos, dos asistencias y dos robos de balón. "Me concentré en defensa. Necesitábamos mucho esta victoria. Estamos muy contentos, pero pensando ya en el Tenerife", señaló Paulí.

Compartir el artículo

stats