Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Playoff' a las puertas

El derbi se consolida como un duelo de altos vuelos a nivel nacional

Walter Tavares y Luke Sikma, en el duelo de la primera vuelta.

Walter Tavares y Luke Sikma, en el duelo de la primera vuelta. QUIQUE CURBELO

Todo derbi necesita su propia historia: piques sanos, grandes victorias para presumir, derrotas contundentes para inspirar revanchas, choques igualados para hacer afición y, sobre todo, una amplia gama de precedentes. Herbalife Gran Canaria e Iberostar Tenerife tienen una hoja de enfrentamientos corta, pero desde hace unos años empiezan a forjar su propia historia. El de este jueves (20.45 horas en el Pabellón Santiago Martín de La Laguna) es de otra dimensión. Es, probablemente, el más decisivo que de los nueve que han disputado en la Liga ACB. Por la altura de la temporada en la que llega -a ambos les quedará por disputar otros tres encuentros- y por el lugar en la tabla en el que se encuentran.

Amarillos y aurinegros consolidarán mañana una rivalidad, siempre bien entendida, que gana enteros. Desde el ascenso del conjunto que entrena Alejandro Martínez en el año 2012, en cada enfrentamiento han ido un paso más allá. Tocaron techo cuando al inicio del curso pasado se cruzaron en la cuarta jornada con un balance de 3-0. Estaban situados en lo más alto de la Liga Endesa junto con Barcelona y Real Madrid. Casi nada. Fue con la temporada recién iniciado, pero no era ninguna casualidad pues ahora se miden a cuatro jornadas para el final y los dos mantienen opciones de disputar el Playoff.

El crecimiento del CB Canarias -ahora Iberostar Tenerife- busca en este curso la confirmación de la mano del Playoff. Tras disputar la Copa del Rey el curso pasado, el sueño es dar un paso más. Su último cartucho es el derbi, pues la derrota del pasado fin de semana ante el Gipuzkoa les deja sin margen de error. Llegaban pletóricos a la cita tras ganar con suficiencia a Laboral Kutxa, Joventut y Bilbao Basket, tres victorias de prestigio que les situaba a tiro del octavo.

Sin embargo, la derrota en San Sebastián en la prórroga les prohíbe un nuevo resbalón. De hecho, si el derbi se lo lleva el Herbalife Gran Canaria solo les clasificaría al Playoff una carambola.

Aunque ambos lucharán este jueves por un mismo objetivo y solo hay dos victorias de diferencia, lo que para el Iberostar es un sueño para el Herbalife es una obligación. Los de Aíto García Reneses no se pueden permitir quedarse fuera de la lucha por el título a pesar de su éxitos sin precedentes en la Eurocup. No es excusa. El triunfo reciente ante el Valencia Basket es un golpe de autoridad que les hace creer incluso en algo mejor que la octava plaza.

Así, si ganan el derbi se quedarán con muchas opciones de acabar sextos o séptimos. Y es que por delante tienen que visitar al Baloncesto Sevilla, recibir al CAI Zaragoza y terminar la liga regular en la cancha de Movistar Estudiantes, situado en media tabla.

Seis victorias amarillas

Lejos queda el primer precedente entre ambos conjuntos en la élite, el único antes del último ascenso de los laguneros en el 2012. Fue en la temporada 1989/90 y con los dos peleando por la permanencia en la Liga ACB. Se enfrentaron en cuatro ocasiones y cada uno ganó en su casa. Ahora, más de 25 años se encuentran peleando por el Playoff. Y a nadie le extraña.

Mientras los amarillos llevan dos décadas acostumbrados a acabar entre los ocho primeros, el Iberostar Tenerife sigue dando pasos adelante en su tercera temporada seguida en la élite. Perdieron el primero, que se disputó en el Santiago Martín, después de su último ascenso. Y desde entonces cada equipo ha ganado como local, con seis victorias amarillas y tres aurinegras. Al Herbalife Gran Canaria le toca volver a cambiar la dinámica.

Compartir el artículo

stats