Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol Primera División (36ª Jornada)

Nubes negras en la casa blanca

El desencuentro del Santiago Bernabéu con Íker Casillas enrarece el ambiente ante el próximo partido frente a la Juve

Cristiano Ronaldo, Bale e Isco se lamentan durante el Madrid-Valencia.

Cristiano Ronaldo, Bale e Isco se lamentan durante el Madrid-Valencia. PAUL HANNA / EFE

En el minuto 25 del partido del sábado, el Santiago Bernabéu vivió uno de los momentos más desasosegantes de los últimos años. Acababa de marcharse al vestuario Kroos, el único centrocampista puro con el que cuenta Carlo Ancelotti, cuando Javi Fuego peinaba un centro de Parejo para poner el 0-2 para el Valencia. La Liga empezaba a alejarse del Madrid y la opción de la remontada frente a la Juventus, sin el alemán, se complicaba un poco más. Los pitos a Casillas cada vez que tocaba el balón acabaron de dibujar un panorama desolador, suavizado por el amago de remontada que la grada supo reconocer con la ovación final. Pero la sensación es que el Madrid, y sobre todo Ancelotti, se juega la temporada a una carta el miércoles.

El clima en el Madrid no es el mejor para afrontar la visita de la Juventus. En el día después de haber dicho casi adiós a la Liga, todos los focos se dirigieron hacia la reacción de Casillas a los silbidos de los aficionados. Por si faltaba algo Jonathan Barnett, el agente de Gareth Bale, enrarecía un poco más el ambiente con unas declaraciones que pueden desestabilizar el vestuario blanco. "La carrera de Bale está sufriendo porque sus compañeros no le pasan el balón", declaró Barnett a The Telegraph.

Los problemas con Casillas y Bale son importantes para el Madrid porque afectan a dos titulares indiscutibles en el momento clave de la temporada. Bale fue uno de los jugadores más criticados tras el partido de Turín, donde apenas se le vio pese a acompañar a Cristiano en la delantera, sin obligaciones defensivas. "La gente no sabe de lo que está hablando cuando critica a Gareth, no ven los partidos correctamente", lamentó su agente.

El tropiezo frente al Valencia afectó incluso al habitualmente imperturbable Ancelotti. El técnico puede ser sancionado por el Comité de Competición, que estudiará el acta arbitral, en la que Clos Gómez recoge que al final del partido "desde unos 30 metros se dirigió a mi persona aplaudiendo insistente y ostensiblemente en señal de desaprobación con nuestra actuación. Acto seguido se retiró al túnel de vestuarios donde repitió la misma acción con mi asistente número 1".

Fuera de la final de Copa y con opciones mínimas en la Liga, Ancelotti se encuentra en una situación muy parecida a la de la pasada temporada. El italiano salvó su cargo gracias al cabezazo de Sergio Ramos en el descuento de la final de la Copa de Europa. Por eso, el partido frente a la Juventus resulta determinante para su futuro en el club. Los últimos resultados, y algunas decisiones tácticas como la alineación de Sergio Ramos en el centro del campo, han rebajado el crédito de un técnico que a finales del año pasado estuvo a punto de ampliar su contrato, que finaliza en junio de 2016.

Ancelotti ha tirado de su mano izquierda para intentar cerrar heridas de cara al partido frente a la Juve. Cuando le pidieron una valoración de los silbidos de una parte de la afición hacia Casillas, el técnico se limitó a decir: "Yo creo que Casillas ha hecho un buen partido, como todo el equipo". La difusión de unas imágenes, en las que el portero gesticula y se queja del trato del público, no favorece ese empeño.

Hasta el sábado, Casillas había soportado los reproches de una parte de la afición sin un mal gesto en el campo ni una declaración fuera de tono. "Vivo en una diana constante, así que si ahora dicen que he salvado al Madrid me lo tomo con humor", declaró el guardameta hace sólo una semana, justo después de evitar el empate del Sevilla con grandes intervenciones. Sin enfrentarse a la afición, Ancelotti también disculpó a Casillas y desvió el foco hacia la defensa por los goles del sábado: "En el 0-1 no conseguimos impedir un centro muy rápido y una anticipación de Alcácer, y a balón parado no hemos hecho un buen marcaje en el 0-2".

Al margen de lo psicológico, Ancelotti tendrá trabajo en el aspecto táctico para plantar cara a la Juve. Frente a un equipo que se hará fuerte en el centro del campo y que ya contará con Pogba, el técnico italiano podría repetir con Sergio Ramos en esa zona pese a su flojo rendimiento en Turín. También está pendiente de la recuperación de Benzema, que ayer se entrenó con normalidad pese a quedarse fuera de la convocatoria frente al Valencia. Con el francés recuperado, Ancelotti tiene más difícil renunciar al 4-3-3.

Compartir el artículo

stats