Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas Análisis

El ascenso más caro para la UD

Los amarillos podrían superar el récord histórico de puntos de la entidad en Segunda este fin de semana

Juan Carlos Valerón chuta a portería en el partido con el Valladolid -rival amarillo en la promoción de ascenso- en el partido de esta temporada en el Gran Canaria.

Juan Carlos Valerón chuta a portería en el partido con el Valladolid -rival amarillo en la promoción de ascenso- en el partido de esta temporada en el Gran Canaria. QUIQUE CURBELO

Una temporada brillante que no tendrá premio hasta el final de un playoff de vértigo. La posibilidad de ascenso que le otorga la competición a la UD Las Palmas a través de la promoción, pone más caro que nunca el ascenso para los amarillos.

Si la UD gana el partido ante el Alavés de este fin de semana (domingo, 17.00 horas, TVC) habrá superado su récord histórico de puntos en la Segunda División. A día de hoy, los de Paco Herrera suman 75 puntos. En el curso 84/85, el equipo amarillo sumó 55 puntos -77 con el actual reparto: tres puntos por victoria y uno por empate-.

Una cifra, la de la era Herrera, que supera el montante en el casillero que consiguió el equipo de Sergio Kresic en el último ascenso del conjunto insular a Primera. En la temporada 1999-2000, Las Palmas ascendió con 72 puntos, tres menos de los que ya suman los grancanarios a falta de una jornada para que concluya la temporada regular.

Un par de años antes, en el curso 97/98, a la UD Las Palmas no le valieron los 73 puntos que se labró a lo largo de la Liga para ascender de manera directa. Con García Remón en el banquillo, el equipo amarillo se marchó a la promoción de ascenso, donde le esperaba el Real Oviedo, un club fuerte de Primera División. Un primer playoff que dejó a la UD Las Palmas del Turu Flores, Walter Pico, Manuel Pablo o Agostinho en la cuneta.

Estas son las dos mejores puntuaciones de la UD Las Palmas en la era del fútbol más moderno en Segunda, es decir, con 22 equipos en la competición y contando las victorias por tres puntos.

Para encontrar unos números similares a los que ha hecho la UD este curso, habría que remontarse a los 80. En la tercera escapada de los amarillos a Primera División, con el técnico argentino Roque Olsen en la banda del Insular, la UD logró regresar a la élite del balompié nacional tras completar dos cursos en Segunda. Todo tras la etapa más exitosa de la historia del club, con 19 temporadas consecutivas en la máxima categoría, adornadas con un subcampeonato de Liga y una final de la Copa del Rey donde la UD sucumbió ante el Barça de los Johans, Cruyff por un lado y Neeskens por el otro.

En esa ocasión, los de Olsen sumaron 55 puntos. Por aquel entonces las victorias se contaban con dos puntos y en los empates, había reparto de puntos real, uno para cada equipo. Además, la competición era más reducida. En aquella época eran 20 y no 22 -como ahora- los equipos que disputaban la Segunda División. Por lo tanto, se completaban 38 jornadas de liga y no las 42 actuales. Dos partidos menos en cada vuelta.

Las notas al final de curso dejaban un ascenso a Primera con 22 victorias, 11 empates y tan sólo cinco derrotas en los 38 partidos de Liga. Si se traducen esos números al reparto actual, el equipo de Roque Olsen hubiese sumado 77 puntos al término de la campaña. Dos puntos más de los que actualmente lleva la UD Las Palmas de Paco Herrera a falta de un partido -aunque aquel curso tenía cuatro jornadas menos de competición-.

Igualdad en la cabeza

Sólo el Real Betis Balompié ha llegado a la última jornada de la Liga Adelante con el ascenso en el bolsillo. La llegada de Pepe Mel al banquillo del Villamarín resucitó a un equipo que parecía muerto en algún tramo de la temporada. Hace dos jornadas, los blanquiverdes celebraron en casa su ascenso al ganar al Alcorcón por un contundente 3-0 que devolvió al Betis de nuevo a la gloria. Los 84 puntos que refleja su casillero, son suficientes para que los de Mel sean campeones de la Liga Adelante, ya que tienen el golaverage a su favor ante el Girona, el único equipo que podría igualar a los béticos en puntos.

Porque el conjunto catalán ha llegado lanzado al final del campeonato. A falta de una jornada suma 81 puntos. Desde que perdió con la UD el pasado 12 de abril, los gerundenses no han vuelto a besar la lona. Siete victorias y un empate en los siguientes ocho partidos -22 de 24 puntos posibles- dejan al Girona a un paso del ascenso. Sólo perder ante el Lugo o empatar y que el Sporting gane por más de dos goles de diferencia, apartaría al grupo dirigido por Pablo Machín de conseguir el primer ascenso en la historia del club.

El Sporting, tercer clasificado, a dos puntos del Girona, sólo ha perdido un par de partidos en toda la temporada. Únicamente Real Valladolid -en Pucela- y Betis -asaltando El Molinón- han conseguido tumbar al bloque de Abelardo. Dos únicas derrotas que, a priori, no tendrán la recompensa de subir de forma directa.

El Sporting se podría ver con 82 puntos si gana en la última jornada al Betis en el Benito Villamarín, pero sin ocupar la segunda plaza de la clasificación que supone el ascenso a Primera.

Justo los mismos puntos que no le valieron para subir sin la necesidad de acudir al playoff al Valladolid hace un par de temporadas. Ése fue el último curso (2011-2012) que las dos primeras plazas estuvieron tan caras. El Deportivo, con 91 puntos, reventó la Segunda División. Segundo fue el Celta de Paco Herrera.

Una pelea en la que la UD se alejó hace un tiempo y, matemáticamente, en la última jornada. Los hipotéticos 78 puntos que puede lograr el equipo amarillo, superando su récord histórico en Segunda, serán inútiles para lograr un ascenso directo. Un síntoma de la intensa igualdad que ha dominado la competición esta temporada.

Compartir el artículo

stats