Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista.

Francisco Fernández: "Tonono no fue a un grande porque nunca quiso salir de su querida UD"

"Aquello fue un mazazo, aún hoy que han pasado cuarenta años no me lo creo, así que imagine entonces", indica el exinternacional con España

Francisco 'Gallego', a la izquierda, junto a Tonono tras coincidir en el aeropuerto de Barajas.

Francisco 'Gallego', a la izquierda, junto a Tonono tras coincidir en el aeropuerto de Barajas. LP / DLP

El cierre del Barcelona era el complemento perfecto del líbero de la UD Las Palmas. De la 22 internacionalidades de Tonono, en 16 de esos partidos el aruquense y el gaditano formaron tándem en el eje de la defensa de España.

¿Qué opinión tiene sobre Tonono?

Antonio era una gran persona, muy buena gente. Una persona sencilla, amigo de sus amigos, lo daba todo por los demás. Era una extraordinaria persona.

¿Y como jugador?

¡Que voy a decir que no se sepa! Era un jugador fabuloso, el mejor en su puesto, y lo demostró durante años tanto en su querida UD Las Palmas como en la selección nacional. Era un excelente líbero, para mí el mejor que ha habido nunca.

Un grandioso jugador que no jugó nunca en un grande? ¿Lo entiende?

No crea usted que no suspiraban los grandes por hacerse con sus servicios. Siempre se dijo que el Real Madrid le seguía los pasos y estuvo a punto de ficharle. Hasta en el Barcelona hubo quien le quiso. Pero le voy a decir que él estaba tan a gusto en la UD Las Palmas, tan considerado por la afición amarilla, tan a gusto con su vida en Gran Canaria, que no quería salir de aquí. Eso es lo que siempre le entendí y siempre le respeté.

Su relación con él fue de auténtica amistad?

Tenga en cuenta que no sólo éramos compañeros en el campo cuando defendíamos a la selección, sino que en las concentraciones compartíamos habitación. Eran muchas horas juntos y por eso nos llevábamos muy bien y compartíamos una amistad entrañable.

Esa amistad llevó a Tonono a viajar en más de una ocasión, junto con su familia, a Sevilla, donde usted residía?

Si, es cierto, pero el iba a Sevilla más que por mí, que me veía siempre, porque tenía devoción por todo lo que significa Sevilla, y porque sus grandes amigos allí eran Enrique Lora y Pedro Marcos. Juntos se reunían en el municipio de Gines, a unos seis o siete kilómetros de Sevilla, que es donde reside Pedro Marcos. Allí respiraba todo lo que es Sevilla y desde allí partían los tres hacia el Rocío. Era algo que le encantaba y a lo que renunciaba por nada del mundo siempre que podía asistir.

¿Cómo se enteró de su fallecimiento? Usted se desplazó a Gran Canaria con suma rapidez para acudir a su sepelio?

Mire, en esos días yo estaba lesionado. Me encontraba justamente en el Camp Nou realizando ejercicios de rehabilitación cuando uno de los utilleros del Barcelona se acercó corriendo para decirme: Paco, se ha muerto Tonono. Casi lo mato gritándole que ese tipo de bromas no se gastan, pero él me dijo que no era una broma, que lo acababan de decir en la televisión. No sé ni cómo, pero como pude llegué hasta una televisión y al rato lo volvieron a decir. De inmediato me fui al aeropuerto y me puse en camino a Gran Canaria.

¿Qué pensó cuando llegó a la sede de la UD Las Palmas y le vio allí, inerte?

Mire usted, aquello fue un mazazo. Aún hoy, que han pasado cuarenta años, no me lo creo, así que imagine en aquel momento. Ya le digo, un mazazo. Sentí mucha tristeza y me dejó el cuerpo como k.o. Yo no sabía que estaba malo como para ese fatal desenlace. Fue un golpe muy fuerte. Estuve muchos días, en las siguientes semanas, que pese a portar el féretro con sus restos en su sepelio, seguía sin creerme que fuera verdad su fallecimiento. Fue como una pesadilla.

¿A qué se dedica ahora, dejó el fútbol por completo?

Si, dejé el fútbol por completo. Milité profesionalmente en el Sevilla y en el Barcelona y luego estuvo tres o cuatro años jugando en el Alcalá de Guadaira, en regionales, pero más que nada para mantener la forma, hasta que lo dejé definitivamente. Hice algún que otro pinito como ayudante de entrenador, pero eso no era para mí y no me dediqué por ello al fútbol. Ahora lo veo por televisión.

En estos días se presenta el libro 'Tonono, un líbero de leyenda' y se le rendirá un homenaje con motivo del cuarenta aniversario de su fallecimiento? ¿Estará presente?

Por supuesto. Si cuando falleció fui a Gran Canaria sin siquiera pedir permiso al Barcelona para el desplazamiento, ahora, que no tengo que pedir permiso a nadie, no voy a faltar. Me llena de emoción que aún hoy, cuarenta años después, y como pasó entonces con toda aquella gran masa de aficionados presentes en su sepelio, le sigan queriendo y recordando. Eso significa que como he dicho siempre, Tonono fue un grande del fútbol y yo no puedo faltar a este nuevo homenaje.

Compartir el artículo

stats