Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viera: "Le debo una al presidente, apostó por mí cuando estaba mal"

El mediapunta quiere brindarle el ascenso a Ramírez

Jonathan Viera Ramos, ayer, tras la sesión de trabajo en Barranco Seco.

Jonathan Viera Ramos, ayer, tras la sesión de trabajo en Barranco Seco. P. C.

El reclamo del príncipe mágico. Jonathan Viera, Mejor Jugador de mayo por la Liga de Fútbol Profesional (LFP),lanzó un guiño al cielo.Un wasap al todopoderoso. "Hay que mantener las rutinas aunque una ayuda del de arriba no viene mal", explica Romario. Con 6 goles y 4 asistencias, este playoff lleva su firma de caviar. Ha llegado la hora de un mimbre diferente. Sin un gramo de euforia, confía en el poderío de una UD intratable que finaliza la Liga con cinco victorias.

"No hay favorito, son partidos complicados. Te juegas la vida en 180 minutos en semifinales y luego la final. Hay que estar convencidos de la buena racha y del juego", destacó. Quiere brindarle el ascenso al presidente Miguel Ángel Ramírez, que apostó por su regreso en diciembre tras reclutarlo cedido del Standard de Lieja. "Han tenido mucha paciencia y esperaron el instante preciso. Sobre todo una persona en especial que apostó por mí cuando lo estaba pasando muy mal y fue el presidente. Siento que le debo una", detalla.

Sobre su estado físico -se retiró len La Romareda- desvela una mejoría. "Me voy encontrando mejor, espero estar bien para mañana. Si no estoy al cien por cien; prefiero que juegue otro compañero".

Un artista bajo presión

Para Viera, el secreto del éxito está en el propio vestuario amarillo. "El equipo llega bien, los beneficiados somos todos. Hay que marcar en la ida. El Valladolid tiene buenos jugadores (...) Conocemos los puntos fuertes y débiles para saber dónde meterles mano; pero la clave a un 80% está en nosotros".

Está listo para afrontar el partido más importante del curso. Regresó a la para este tipo de contiendas.

"Sabía cuando venía a la UD que quizás me iban a exigir más. Saben que no juego al fútbol bajo presión; no lo concibo de esa manera y así lo he hecho toda mi vida. No tengo 19 años; la gente me exige, es normal y cuando tenga 28 será igual o más. El día que me canse cogeré las maletas y me iré a mi casa. Subir de amarillo es lo más importante que podría conseguir en mi carrera. (...) Ojalá llegue porque se lo merece el club y esta afición".

Sociedades en el césped

El mediapunta de La Feria disfruta en su hábitat natural. Rodeado de artistas como Araujo, Valerón, Momo, Nauzet, Vicente... "Me siento muy cómodo; he tenido otras etapas en que mis compañeros se entendían muy bien como con Vitolo (en la anterior etapa en la UD) o Banega (en su paso por el Valencia). Pero no como ahora, estoy rodeado de jugadores de mi perfil. Es un lujo y una responsabilidad".

Compartir el artículo

stats