Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista.

Óliver Armas: "No me toca a mí fiscalizar la tarea de Betancor"

"Estoy ilusionado con el reto, aunque sé que es difícil estar a la altura de los éxitos deportivos del club", comenta el vicepresidente del Herbalife Gran Canaria

Óliver Armas, vicepresidente del Herbalife, en uno de los despachos del Instituto Insular de Deportes.

Óliver Armas, vicepresidente del Herbalife, en uno de los despachos del Instituto Insular de Deportes. SABRINA CEBALLOS

¿Cómo se presentaría usted ante el aficionado del Granca que no le conoce?

Como una persona amante del deporte que lleva toda la vida vinculado de alguna u otra manera a él. Sobre todo en el mundo del atletismo. Mi carrera como atleta en las categorías inferiores fue bastante prolifera de éxitos. También destaqué en edad escolar, participando en muchos campeonatos de fútbol sala, balonmano, alguna vez en el baloncesto, siempre con el colegio La Salle. Por eso me considero un hombre del deporte, vinculado sentimentalmente al atletismo.

Con algún campeonato de España en su vitrina, ¿es así?

Tuve cualidades para el medio fondo con lo que eso ha significado tradicionalmente para España una de las pruebas estrellas. Así que tengo dos medallas en el campeonato cadete y dos juveniles. Además, tuve el récord de España de la categoría en un cadete de pista cubierta. Los tres primeros clasificados superamos el récord y entre ellos estaba Isaac Viciosa, atleta olímpico. Ese récord me ha durado 21 años, hasta esta temporada. He tenido la suerte de que sea Eduardo Romero, un atleta grancanario que milita en el UAVA de Vecindario, quien me relevase con una marca que le ha valido para ser campeón nacional.

Hasta ahora era también presidente del CAI de atletismo, ¿seguirá en el cargo también?

Esa decisión está tomada desde que acepté ser asesor de Ángel Víctor Torres. No tiene la trascendencia de CB Gran Canaria, pero es el club más histórico, con más éxitos. No seguiré de presidente, es una decisión que estaba tomada porque entiendo que requieren un nuevo paso y que yo tendría que estar alejado de la presidencia. Lo haremos público de manera más oficial cuando esté perfilada la temporada, porque queremos dejar perfilado el proyecto deportivo. Seguiré vinculado al club porque soy atleta veterano del mismo.

¿Cómo reaccionó su cabeza al ser nombrado vicepresidente del CB Gran Canaria?

Todo ha sido muy rápido. Me está costando digerir el cambio y asumo que es un reto muy grande. Me siento orgulloso de que hayan pensado en mí, independientemente o no de que pueda tener vínculos con el baloncesto. El proyecto que presentará el presidente requiere de un perfil de persona deportista que haya tenido experiencia previa en distintos áreas de gestión. Estoy ilusionado con el reto aunque sé que es difícil estar a la altura de los éxitos deportivos que el club que ha tenido. Institucionalmente, el miércoles, el presidente explicará cuál es el proyecto institucional del club.

¿Ha vivido el Granca desde la barrera?¿ Qué le transmitía el equipo?

Como aficionado, veía en el Herbalife un equipo estructurado, potente, de los grandes de la Liga Endesa. En este mes que llevo en las oficinas como asesor, me he dado cuenta de que es más grande, mayor de lo que imaginaba. Poco a poco vas conociendo a la gente que lo rodea y lo conforma, aunque conocía al gerente y al personal de marketing, los conocía de los pasillos del Instituto Insular de Deportes. Ahoa, con un contacto diario el feedback es mayor entre ellos y yo.

Sin vínculos aparentes con el baloncesto, ¿le preocupa que ese sea foco de las críticas?

No me preocupa. Las opiniones hay que respetarlas, las buenas y las malas. Tampoco que crean que este es un nombramiento impuesto. Soy consciente de que soy miembro de un partido político, de que he sido concejal y que tanto dentro de la Fundación Canaria del Deporte como dentro del consejo de administración del club represento al PSOE. De los 11 actuales 8 son cargos políticos. Por eso no me preocupa, porque es parte de la identidad de este club.

¿Por qué no se mantuvo el consejero de vicepresidente?

Me consta que el consejero entendía que teníamos que dar un giro y que el vicepresidente no debía ser el propio consejero del Cabildo. A eso se añade lo que quería Miguelo Betancor, una persona vinculada al deporte, con su visión global sobre él, que esté conectado directamente con el Instituto Insular de Deportes y que también tuviese conexión con el municipalismo. Creo que por eso mi perfil cuadraba ahí, por lo que no me preocupa que puedan tener esa opinión de la que hablábamos antes.

¿Fue su nombramiento como vicepresidente una decisisón premeditada?

No, sucedió después, no lo esperaba. Hubiese sido una locura plantearme a mí antes de que se eligiera al presidente y él pidiera determinados perfiles.

¿Cuándo se lo comunican?

Hemos trabajado directamente con Miguelo Betancor y dos días antes del consejo es cuando me lo plantean. Ahí es cuando el presidente da el OK definitivo.

¿Cómo se lo tomó?

Sorpresa y fratitud. Soy un hombre del atletismo y que cuando está en la línea de salida sólo piensa en tirar para adelante y que todo salga bien. Eso fue lo que pensé. Otra salida con una meta que ya se verá donde acaba. En casa, en la soledad, soy consciente de la magnitud del proyecto.

¿Qué le transmite Miguelo Betancor en estos días de trabajo juntos?

Pasión. No sólo por el deporte, sino por querer implicar a toda la gente en el proyecto que tiene, en cómo llevar este club. Él ya lo ha dicho, este club nació en una cancha y hay que volver a las canchas, pero no exclusivamente a la del Arena, sino a todas las canchas de los municipios, a la calle. Y te contagia, es un líder. Transmite confianza y te permite trabajar, te escucha.

Habla de confianza por parte de Betancor, ¿la nota?

Sí, la he recibido. Cada día que pasa somos más conscientes de la magnitud del proyecto. Es otro paso más, es un reto importante y evidentemente estamos muy expuestos a lo que podamos hacer. Hemos recibido muchos ánimos y muestras de cariños desde la política y desde el deporte.

En las funciones para las que lo reclutó Ángel Victor Torres como asesor, ¿qué hace?

Gran Canaria está cargada de deportistas. En este mes y medio hemos estado bastante condicionados por el ascenso de la UD Las Palmas y ha requerido mucho trabajo por parte del Instituto Insular de Deportes. Por lo tanto será tener un contacto directo con los colectivos y los diferentes deportistas para intentar satisfacer sus necesidades junto con el consejero. Y tener un contacto directo también con los municipios. En septiembre habrá una reunión con todos los concejales de deportes y sus técnicos para recuperar los programas municipales. Consiste en eso, en buscar alternativas para seguir creciendo.

¿Siente su nombramiento como una herramienta de control sobre Miguelo Betancor por parte del consejero?

Hay que recordar que venimos de una etapa donde el vicepresidente del Gran Canaria era el consejero de Deportes. El consejero actual ha dicho que quería desvincularse de esa posición, aunque está dentro del consejo de administración del club. Es evidente que soy una persona del PSOE, pero la diferencia es que vengo de trabajar y estar vinculado al deporte. No me preocupa que piensen que voy a vigilar lo que haga el presidente. En el consejo de administración, hay un hombre que es el interventor del Instituto Municipal de Deportes y hay una persona que pertenece a los servicios jurídicos del Cabildo y también está toda la oposición , con lo cuál no me toca a mí fiscalizar la tarea del presidente, me toca trabajar con él. Que todos esos proyectos salgan y tira para adelante, no sólo dentro del ámbito deportivo, sino en socializar el club, en devolverlo a los municipios y ahí tengo una labor importante. No es mi labor estar vigilando y quien conozca a Miguelo sabe que no lo va a permitir.

¿Cuáles serán sus funciones?

Todo va a llegar por consenso. Tal y como he visto trabajar al presidente todo se hace así. El presidente es el que tiene la voz y el que va a tomar las decisiones. Todo se ha hecho así, pero no sólo conmigo sino con el resto del consejo de administración y los empleados.

¿Hay ideas propias suyas en esta nueva hoja de ruta?

Sí, en el documento que se presentará las hay. Porque repito, son unas líneas generales donde están las ideas y el trabajo de varias personas, fundamentalmente las del propio presidente, claro. Hay cosas que le he podido trasladar y están. El presidente no para de pensar, de trabajar, de maquinar cosas... Lo bueno es que está vivo. Trabajar con Miguelo en este tiempo puede ser apasionante. Tenemos una hoja de ruta diseñada donde creo que todo esto va a ir a más.

El gran reto de todos los nuevos consejos de administración es reducir la inversión del Cabildo. ¿Se mantiene ese gasto durante este año?

Sí, el presupuesto general aumenta con una partida similar por parte del Cabildo. En el anterior mandato se trabajó para que esa cifra fuera disminuyendo y se seguirá trabajando en fórmulas que rebajen esa partida. Creo que hay que ir paso a paso y ver cómo generamos esa sinergia con patrocinadores y sociedad civil.

¿Valoran el trabajo de la anterior corporación?

Es evidente. Miembros del anterior consejo de administración siguen en el de hoy. Lo que está bien hecho está bien hecho. Eso es una labor del anterior consejo. y la situación economica y deportiva del club está ahí

¿En qué situación está el gerente Alberto Miranda?

El presidente ha trasladado que vamos a darnos unos meses, probablemente hasta diciembre, para conocer el club. Betancor lo ha dicho abiertamente, por lo que vamos a darnos un tiempo para analizar y canalizar todo. Son auténticos profesionales. Ahora toca ver, conocer y trabajar para que el personal esté tranquilo.

Compartir el artículo

stats