Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polideportivo 'Padelchess'

Mates en el tablero y la pista

La fusión entre el deporte ciencia y la disciplina de raqueta de moda han dado fruto a un nuevo deporte apodado 'padelchess'

Antonio Rodríguez con una pala de padel y piezas de ajedrez.

Antonio Rodríguez con una pala de padel y piezas de ajedrez. JOSE CARLOS GUERRA

En la década de los 90, el ajedrez en Gran Canaria era un referente deportivo de grandes eventos. Uno de ellos era el torneo anual de El Corte Inglés, en el que las mejores figuras del panorama nacional e internacional acudían a la Isla para competir por el título. Entre los jugadores de élite que participaban en el campeonato destacaba, tanto dentro del tablero como fuera de él, el Gran Maestro fallecido, David García Inlundaín. El catalán, con la idea de evadir la tensión del gran torneo, proponía combinar la disputa de partidas rápidas, en la cual habría un resultado deportivo, con la de cantar una canción en un karaoke, que el público asistente tuviera que evaluar. De esta forma, el que más destacase en ambos campos resultaría el vencedor de la competición lúdica. Uno de los partícipes de aquellas veladas era Antonio Rodríguez, -árbitro por entonces del torneo Corte Inglés- a quien años después, le vino a la mente aquella idea de mezclar deportes, pero esta vez para unir el de moda -el pádel- con el de su corazón, el ajedrez.

'Padelchess', así quedó denominado la fusión entre el deporte ciencia y el de raqueta. Con la idea a falta de explotar, entraron en juego dos personas importantes para el desarrollo de la futura competición: Francisco Alvarado y Marcos Raluy. El primero tiró de contactos y reunió a jugadores de ajedrez que se desenvolviesen con la raqueta; y el segundo de la parte publicitaria. A falta de una pieza fundamental para que se considerase competición deportiva, el árbitro, se recurrió al internacional Pablo Arranz.

Siete Palmas, punto de partida

Con todo lo necesario para el funcionamiento del evento, las pistas del Centro Comercial Siete Palmas hicieron de recinto de juego. Hasta el barrio residencial de la capital grancanaria se trasladaron veinte parejas para competir bajo un sistema de emparejamiento round-robin (todos contra todos) en ambos deportes. Mientras unos jugaban al ajedrez, otros lo hacían en las pistas de pádel. El torneo registró a jugadores de todos los niveles en los dos deportes, cumpliendo con la idea de mezclar hándicaps para descubrir a los mejores deportistas tanto con sus mentes como con sus habilidades físicas.

Pero Antonio Rodríguez, creador de este nuevo deporte, tiene en mente ir más allá. Una de sus ambiciones deportivas es la de reunir un número mayor de disciplinas competitivas y formar un 'pentatlón' de juegos ciencias y deportes. Su ejemplo sería juntar en un mismo certamen jugadores que practiquen las siguientes disciplinas: póker, dominó, ajedrez, pádel y una carrera con una distancia previamente fijada por los participantes del evento.

Ejemplo de éxito

El mejor aval para este deporte es la fusión deportiva ya existente entre el ajedrez y bóxeo -'Chessboxing'-. El desarrollo de este juego consiste en la disputa de once asaltos entre el tablero y el ring de forma intercalada. El ajedrez se reserva seis asaltos de cuatro minutos cada uno y los guantes golpearan durante cinco asaltos de tres minutos. El vencedor resulta del que antes bata a su contrincante, en la lona o en el tablero de juego.

Unas cientocincuenta mil personas ya practican este deporte, que incluso realiza campeonatos mundiales en los que hay en lucha importantes sumas de dinero de premio. La relevancia que tiene este deporte llegó incluso hasta grandes boxeadores del panorama internacional. En 2007, el campeón del mundo de los pesos pesados, Lennox Lewis pudo haber disputado un encuentro contra el retador al título Vitali Klitschko.

Compartir el artículo

stats