Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Tenista

Carla Suárez: "Ser la octava del mundo no es mi techo, o quiero creer que no"

"A veces puedes estar mejor o peor de tenis, pero la mentalidad es lo que te va a hacer que sigas avanzando", indica la número 13 del mundo

Carla Suárez: "Ser la octava del mundo no es mi techo, o quiero creer que no"

Carla Suárez: "Ser la octava del mundo no es mi techo, o quiero creer que no"

Ha tenido apenas dos semanas de vacaciones después de la mejor temporada de su vida. ¿Le ha dado tiempo de desconectar?

Sí, al final cuando estás de vacaciones siempre intentas desconectar, te lo toma todo más relajado, más tranquilo. Es tiempo para ver a la familia y a los amigos y es verdad que se pasa rápido pero siempre desconectas.

El martes comienza ya a trabajar para el 2016. ¿Se plantea una pretemporada parecida a las anteriores o algo diferente?

Muy parecida, una pretemporada en la que trabajaremos mucho el aspecto físico, que al final es lo que te va a ayudar para el comienzo de temporada. Y también iremos a temas específicos como el seguir jugando dentro de la pista, con agresividad. Hacer mucho hincapié en lo que es saque y resto, que el tenis va enfocado a que los puntos son cada vez más cortos, y coger la iniciativa. Y todo lo que sea un trabajo mental también le daremos caña. Empezaremos de nuevo en Brisbane y Sidney antes de Australia como el año pasado.

¿La presencia de los Juegos Olímpicos en el calendario afectará mucho en la preparación?

En el tenis es diferente porque tenemos torneos igual de importantes o incluso más importantes en los primeros cinco o seis meses. Pero es cierto que es cada cuatro años, que es especial, y podrían ser mis primeros Juegos Olímpicos tanto en individual como en dobles. Pero es en agosto, ya llegará.

¿Qué aspectos se marca para mejorar y así consolidarse entre las diez mejores?

El más importante es la intensidad, intentar conseguir un ritmo alto durante dos horas o dos horas y media. Todo eso va ligado a un tema de regularidad y todo eso se consigue mentalmente en cada entrenamiento, en cada ejercicio que haga hacerlo al cien por cien. Y ojalá que eso me pueda llevar a una regularidad, a una constancia alta, porque al final el nivel de tenis lo tienes. A veces se puede estar mejor o peor, pero la mentalidad es lo que te va a hacer que sigas avanzando.

¿Ya tiene claros los objetivos para el año que viene?

Ya los tengo en mente. Es cierto que hay objetivos que me gustaría cumplir pero hay que ir paso a paso. Hay torneos muy importantes ya en enero, esos serán los primeros objetivos.

¿En concreto qué es lo que más desea conseguir?

Lograr un título, cuanto más importante mejor, pero todo lo que sea aumentar el palmarés sería bonito. También me gustaría volver al top ten, no solo durante el año sino acabar entre las diez mejores. Y también por supuesto disputar los Juegos Olímpicos de Río tanto en individuales como en dobles.

Kvitova, Garbiñe, Venus, Ivanovic, Radwanska, Halep... a la mayoría de las que han estado entre las diez mejores del mundo las ha vencido en un mismo año. Ha superado una gran barrera. ¿Qué le dice ese dato?

Me dice que todo está muy igualado, que la exigencia y la competitividad es alta pero todo está muy igualado. El nivel de tenis todas lo tenemos, físicamente si las lesiones nos ayudan todas podemos competir muchísimas semanas a un gran nivel. Lo que sí es cierto es que la que lo consiga hacer con regularidad, la que tenga una mentalidad más fuerte en momentos duros y delicados, eso marcará la diferencia.

Ha demostrado que tiene físico para adaptarse a las grandes raquetas del tenis moderno.

Sí, el tenis moderno, por llamarlo de alguna manera, está enfocado a la potencia, a los golpes ganadores, a los puntos cortos y tengo que intentar adaptarme a ese juego. No es fácil por mi altura y por mis palancas. Para una chica que mida más de 1.80 o 1.90 es menos complicado pero de ahí viene la mejoría, las adaptaciones durante la pretemporada.

Llegó a ser la octava del mundo. ¿Ese es su techo?

No. O quiero creer que no. Todo se basa en intentar hacer un buen tenis durante un largo período. Creo que los puntos están muy igualados, todas las jugadoras optan a todos los títulos y eso para nosotras es muy bueno y muy interesante.

¿Qué pesa más en su lectura de la temporada, la primera mitad o la segunda?

Ambas por igual, porque una parte te demuestra que puedes conseguir grandes cosas con confianza y con seguridad. Y la otra te demuestra que hay que seguir trabajando día a día, que nadie te regala nada y que la exigencia es muy alta y muy dura, por lo que hay que saber competir en todas las circunstancias.

¿Se puede evitar ese bajón que tuvo a mitad de año?

Sí, se puede evitar. Primero porque ya tengo la experiencia de este año. Y segundo porque en pretemporada intentaré hacer un trabajo para mejorar mentalmente. Es un tema de exigencia, de regularidad y de constancia. Se puede conseguir.

La final de Miami, la de Roma o la de dobles en Singapur. ¿Con qué fotografía se queda?

Los tres momentos fueron especiales. Miami hizo que pudiera entrar en el top ten. Roma, al ser en tierra batida y también ser un torneo muy bonito es especial. Y evidentemente en dobles con Garbiñe tenemos una conexión muy buena, nos sentimos muy bien. Son tres finales, son tres momentos que siempre recordaré porque son especiales.

¿En qué torneo lució su mejor tenis?

Ha habido muy buenas semanas, pero si tuviera que elegir una o dos diría que la semana de Miami y la de Roma. En las dos disfruté mucho con mi tenis. La de Miami fue especial porque fue un gran torneo y contra Serena Williams porque la repercusión fue muy alta. En Roma, en tierra batida, en mi superficie favorita, estuvo cerca el título así que son dos semanas que se quedarán para el recuerdo.

¿Cuál fue su mejor partido del 2015?

Contra Radwanska en Miami [ganó la grancanaria en octavos de final por 5-7, 6-0, 6-4].

¿Y su derrota más dolorosa?

Sufrí mucho la de la primera ronda del US Open [cayó ante Denisa Allertova por 6-1, 7-6].

Pese a que logró varios de sus objetivos esta temporada, ¿en qué manera afecta en su estado de ánimo los últimos meses?

Ahí está lo que es el deporte y la alta competición, que puedes triunfar en torneos grandes y a la vez perder en primeras rondas en grandes torneos. Eso hay que saber gestionarlo, creo que en general ha sido una temporada positiva pero los pequeños bajones hay que intentar que sean menos.

¿Va a seguir jugando el dobles regularmente con Garbiñe?

Sí, seguiremos jugando, lo que es muy difícil compaginar el individual con el dobles. Se hace muy duro, no solo mentalmente sino también físicamente. Jugaremos algunos torneos, pero menos que este año y nuestro gran objetivo es jugar los Juegos Olímpicos.

¿Y jugará con España en la Copa Federación?

Sí. Tengo que hablar del calendario con mis entrenadores y con Conchita, pero este año está en mente y me gustaría que España estuviera cuanto antes en el Grupo Mundial.

¿Qué le parece el gran momento del tenis femenino español con usted y Garbiñe varios meses entre las diez mejores?

Es muy difícil estar entre las diez mejores, creo que desde 2000 o 2001 no teníamos a dos jugadoras tan arriba en el ránking. Son cosas que hay que valorar. Garbiñe ha tenido un año increíble, tiene muchísimo potencial y es una jugadora a la que durante muchos años veremos arriba. Ojalá que semana a semana yo la pueda ir acompañando.

¿Cuánto va a tardar Garbiñe en ganar su primer Grand Slam?

Sabemos del potencial que tiene, ha hecho un gran año, es capaz de hacer grandes resultados y diría que ojalá pronto.

Compartir el artículo

stats